Los desafíos de la educación popular latinoamericana: aportes desde el Foro Mundial de Educación.

Por Nicolás Arata, coordinador de la Red de Posgrados de CLACSO.

Todo proyecto pedagógico es un proyecto de sociedad.

En las últimas tres décadas, dos grandes posiciones político-pedagógicas han antagonizado posturas dentro del campo educativo. La primera combina argumentos filosóficos neoliberales y neoconservadores para argumentar que toda sociedad debe regirse por los principios del mercado. La misión de la educación: formar individuos competentes capaces de procesar el enorme flujo informacional de nuestra época, desplegar sus competencias en el mercado laboral y fomentar la sensibilidad por el consumo de bienes y servicios. La segunda emana de un corpus heterogéneo de tradiciones donde abrevan las teorías críticas, las perspectivas desescolarizantes y reproductivistas y las posiciones nacional-populares, entre muchas otras. Su perspectiva reivindica la educación como un proceso emancipatorio, a la escuela como un derecho humano inalienable y al aprendizaje como un proceso social y colectivo.

Dos proyectos pedagógicos, dos visiones del mundo.

Frente al despliegue avasallante del mercado, en las últimas décadas se alzaron múltiples voces reivindicando que otro mundo es posible. Entre los espacios de resistencia al proyecto neoliberal, el campo educativo tiene una relevancia singular en tanto facilitó la convergencia de gran cantidad de movimientos sociales, sindicatos docentes, grupos académicos, agrupaciones estudiantiles y frentes en defensa de la escuela pública. A grandes rasgos, todos ellos se muestran comprometidos con una visión de la educación amparada en el principio de la justicia social, crítica, respetuosa de las diferencias, intercultural, laica (en tanto está abierta al diálogo de creencias y saberes) y comprometida con la educación ambiental.

El Foro Mundial de Educación (FME) ha sido, en el marco de este proceso, el principal catalizador global donde se ha expresado un rechazo al proyecto educativo neoliberal y desde el cual se postuló una plataforma político-pedagógica alternativa. A su vez, ha sido una plataforma desde donde repensar las relaciones entre educación pública, educación popular y educación ciudadana.

Un breve repaso por su historia

El FME surgió en 2001 como un espacio de intercambio y diálogo en torno a la educación en el marco del Foro Social Mundial. Desde sus inicios, el FME destacó como una forma organizativa autogestionada, de carácter global y no gubernamental, una plataforma que reivindicó una educación para la paz, el respecto por la diversidad cultural, la defensa y promoción de los derechos humanos, y se plantó en abierta confrontación con las perspectivas sexistas, colonialistas, patriarcales, racistas y las políticas educativas neoliberales que subordinan la educación a los principios del capital, convirtiéndola en una mercadería más.

Desde entonces, el FME fue realizándose en diferentes ciudades y adoptando diferentes temas: las ediciones del 2001, 2003 y 2004 tuvieron lugar en Porto Alegre. La primera lo hizo bajo la consigna Educación en el mundo globalizado; la segunda instó a pensar las relaciones entre Educación y transformación acompañado del que sería el santo y seña del FME: la educación en la construcción de otro mundo posible. El título de la tercera edición no hizo más que cristalizar en su título la bandera de lucha, con un añadido programático: La educación para otro mundo posible: construyendo una plataforma de luchas. La cuarta edición tuvo lugar simultáneamente en Caracas (Venezuela), Bamako (Mali) y Karachi (Pakistán). El título del Foro de Caracas tuvo como impronta un viejo y perdurable anhelo latinoamericanista: La integración americana y la lucha por un proyecto educativo emancipador. En Nairobi (Kenia) -durante 2007- se aprobó la plataforma mundial de la educación donde se cifran los grandes principios articuladores del FME. La sexta edición se mudó al norte de Brasil, más precisamente a la ciudad de Belém -al igual que en el foro anterior- no tuvo un tema específico.

En paralelo, y como muestra de su prolífica capacidad de diversificación y enraizamiento territorial, tuvieron lugar otros Foros Temáticos, como el realizado en San Pablo en 2004 bajo el lema Educación ciudadana para una ciudad educadora. Fuera de Brasil, el primer encuentro se desarrolló en Cartagena de Indias durante 2004, donde se llamó a pensar la relación entre Educación y Globalización. También en 2004 tuvo lugar un encuentro en Montevideo, mientras que en 2005 las actividades se congregaron en Chile y en 2006 se trasladaron a Buenos Aires.

En cada Foro se elaboró un documento colectivo -verdaderos manifiestos pedagógicos- como resultado de un enorme trabajo colectivo en el que intervenían los relatores que participaron en cada uno de los grupos y espacios a fin de sintetizar y reflejar en el mismo el conjunto de las ideas debatidas. Las cartas expresan la reivindicación de la educación popular y pública como un derecho inalienable de los pueblos. A propósito de ello, Moacir Gadotti afirmó: “Nunca hubo en la historia de la educación mundial un movimiento popular tan grande en favor del derecho a la educación como el organizado por el FME”.

La educación popular

Hace unos pocos días, del 19 al 23 de enero, se llevó a cabo en Porto Alegre, Brasil, una nueva iniciativa del Foro Social Mundial (FSM). Su agenda temática fue tan extensa y plural como diversos son los intereses y las preocupaciones de la agenda global alternativa: la lucha contra el imperialismo, los derechos de las personas mayores, la articulación entre participación social y cultura digital, el derecho al amor libre, la economía solidaria, la emergencia climática, entre muchos otros. A 15 años del primer Foro Social, el nuevo encuentro se emplazó en un gran espacio público, el Parque da Redenção, locus preferencial de las movilizaciones populares en Rio Grande do Sul. Los organizadores estimaron que más de 15 mil personas participaron de la marcha con la que se abrió formalmente el nuevo Foro.

Como parte de la agenda de movilización ciudadana por la educación, en el marco del FSM, tuvo lugar el Foro Social de Educación Popular, una iniciativa impulsada por FLACSO (Brasil), el Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra (Portugal), el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y el Consejo de Educación de Adultos de América Latina (CEAAL), entre otras instituciones. La piedra de toque de esta convocatoria fue la consigna: “La democratización de las sociedades pasa necesariamente por la democratización del conocimiento”.

Durante esos días, en una de las carpas del Parque da Redenção, un amplio y heterogéneo conjunto de colectivos y activistas de la educación popular se aglutinaron alrededor de dos centros de interés. Por un lado, la necesidad de pensar la educación popular como un espacio desde el cual compartir teorías, enfoques y métodos que faciliten la difusión de saberes gestados en experiencias llevadas adelante en el campo de la salud, las políticas medioambientales, los estudios de género y las economías solidarias, por mencionar algunos. Por otro, la necesidad de hacer de la educación popular un componente indisoluble y constitutivo de todos los planos y niveles del campo educativo: universidades, movimientos sociales, educadores de adultos, maestros y profesores, frentes de padres que defienden la educación pública, sindicalistas, movimientos estudiantiles. En definitiva, poner el centro gravitacional del debate educativo en la relación entre escuela pública y educación popular, siendo su telón de fondo las diferentes formas de imaginar las diversas formas de articulación entre Estado y sociedad civil.

Niño_Boliviano

 Sedimentos

Las reflexiones producidas en este nuevo Foro también son una oportunidad para revisitar el concepto de educación popular desde una perspectiva histórica, que permita identificar la pluralidad de actores y de tiempos que otorgan densidad al campo de la educación, mucho más abonada por los matices discursivos y las zonas grises que por los fuertes contrastes y los claroscuros.

Las representaciones sobre el campo de la educación popular – sostiene Adriana Puiggrós – fueron abonadas por sujetos cuyas inscripciones políticas e ideológicas conforman un espectro de experiencias muy amplio en el que pueden identificarse tanto puntos de contacto como fuertes divergencias. Desde grupos guerrilleros en Centroamérica hasta organismos de corte neoliberal, desde pedagogos al servicio del Estado hasta estudiantes que impulsan experiencias de extensión universitaria, alfabetizan en un barrio popular o dentro de una vieja fábrica recuperada por sus trabajadores. Muchos lo hacen al margen de los proyectos estatales, mientras que otros son impulsados desde algún organismo público del que reciben, incluso, financiamiento.

Ante la diversidad de situaciones espaciales, propósitos y sujetos intervinientes que desenvuelven experiencias a las que ellos mismos consignan bajo el rótulo de educación popular, lo que está claro es que no hay un sentido unívoco que pueda asignársele a la educación popular; se trata de un concepto cargado de historicidad (con su mitología, sus héroes y sus muertos) y un significante en disputa.

¿De dónde vienen estas diferencias?  Si enfocamos el asunto desde una perspectiva histórica, al menos cuatro capas de sedimento le dan espesor y densidad al término.

Entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX comienza a circular una noción de educación popular en el mundo Atlántico que tiene, a mi parecer, dos connotaciones fuertes.

Por un lado, la que promueven Campomanes y Jovellanos y dan forma al programa educativo ilustrado que tendrá amplia recepción entre las gentes de saber en las colonias españolas en América. Sus intervenciones se levantan contra dos prejuicios sumamente extendidos en el mundo ibérico: la educación profesional y la educación de las mujeres. Campomanes atacaba la ociosidad y la miseria en la que estaban sumergidas cientos de miles de familias a causa de la mala reputación que tenía el trabajo manual, pero también el férreo control que ejercían los gremios de artesanos sobre la transmisión y enseñanza de los oficios. En su Discurso sobre la educación popular (1774) Campomanes exaltó y promovió la industria popular a través de la formación en oficios mecánicos. Para el asesor de los reyes de España, el espacio de intervención privilegiado de la educación popular no era la escuela sino la familia, entendida como núcleo de producción.

Por su parte, Jovellanos sostenía en su Informe sobre el libre ejercicio de las Artes (1785) de manera categórica la importancia de la educación femenina, poniendo en pie de igualdad ambos géneros: “La mujer tiene el mismo uso de razón que el hombre”. Esta idea es refrendada por Campomanes en cuyas páginas ya asomaba la noción de educación común: “Si la educación no les es común [a hombres y mujeres] las mujeres e hijas de los artesanos preservarían ociosas; y no podrían inspirar a sus hijos y maridos una conducta laboriosa”.

El otro referente de la educación popular es el caraqueño Simón Rodríguez. Su obra, dispersa, no compone tanto un tratado pedagógico como un plan de acción para la emancipación americana: “Muchos tratados se han publicado sobre la Educación en general – sostenía –, y algunos sobre los modos de aplicar sus principios, a formar ciertas clases de personas; pero todavía no se ha escrito para educar pueblos que se erigieron en naciones, en un suelo vastísimo, desierto, habitable en gran parte y transitable en casi todas direcciones”.

Educar pueblos: he ahí una ruptura con el modelo educativo colonial que había establecido murallas entre la cultura a la que tenía acceso la población blanca y su terminante negación a los grandes sectores sociales compuestos de indios, negros y mulatos, que no recibían otra educación que no fuera la impartida en el marco de la catequesis.

Un segundo momento transcurre durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando la educación popular comienza a crecer al abrigo de los Estados modernos y sus constituciones liberales – en confrontación abierta con la Iglesia, que detentó durante siglos el monopolio de la enseñanza. El pensamiento liberal consolidó una noción de educación popular cuyos principios se encarnaron en la escuela pública obligatoria, vector de congregación de la Nación y dínamo del progreso. A grandes rasgos, la educación popular era vehículo para formar al ciudadano a través de la alfabetización en una lengua y una identidad nacional. En el reverso de la trama, la educación popular era via reggia para la superación de la barbarie americana y medio de lucha contra los saberes y las sensibilidades populares.

El advenimiento de las experiencias populistas en Brasil con Vargas, en Argentina con Perón y en México con Cárdenas le imprimieron a la noción de educación popular un nuevo giro, articulado a la cultura de masas. El caso argentino es tal vez donde la nueva configuración se haya plasmado de un modo elocuente, en tanto lo popular fue intersectado por una formidable potencia plebeya que desafió la jerarquía cultural liberal y le imprimió a la educación popular un sentido político cargado de impugnaciones y de nuevas reivindicaciones.     

Las décadas del 60 y 70 fueron escenario de cimbronazos y grandes acontecimientos. En el primer mundo, los movimientos pacifistas que se levantaron contra la guerra de Vietnam y que reivindicaron los derechos civiles de la comunidad negra, los movimientos feministas y estudiantiles. En el llamado Tercer Mundo, surgieron como campo orégano los movimientos de liberación nacional y anticolonialistas; en el Caribe, la Revolución Cubana y su enorme irradiación política. En ese contexto, la lucha contra el analfabetismo continuó siendo eje gravitacional de las iniciativas educativas, pero comenzó a gestarse a la par una fuerte sensibilidad de época: la articulación entre política y educación como instrumento de transformación social. Uno de los puntos más altos de la redefinición de la educación popular se construye en torno al concepto de educación dialógica freireano. La educación popular se forja en otra horma – que es decir en otra tradición –, poniendo en entredicho el supuesto sobre el cual se había asentado la matriz pedagógica moderna: educador y educando no son más identidades fijas e inmutables, sino posiciones intercambiables que se organizan en torno a las tareas de educar.

Este primer eje temporal guarda un propósito: recordarnos que al hablar de educación popular, resulta de gran valor poder conectar estas vertientes, comprender que significados perviven, cuál es su origen, a qué problemas y desafíos buscaban responder desde una perspectiva de larga duración. Alargar la mirada para ser capaces de reconocer que la educación popular tiene raíces profundas y que su comprensión puede ayudar en los diversos modos en que imaginamos y fundamentamos nuestras prácticas.

Experiencias

Otro registro temporal es el que puede medirse a partir de las experiencias que tienen lugar en las iniciativas concretas de personas y colectivos. En los diálogos que suscitó este nuevo Foro, la experiencia fue enunciada como punto de partida insoslayable y condición imprescriptible para producir una reflexión legítima sobre la educación popular.

No se trata de impugnar esta afirmación (que tiene sus razones de ser, entre ellas, el recelo que experimentan los educadores populares cuando los investigadores de gabinete se acercan a “estudiarlos” y construir complejas teorías en lenguaje de jerga) sino de aprovechar para plantear cuál es la noción de experiencia que subtiende esta afirmación.

Como señaló Martin Jay, una maraña de denotaciones y connotaciones a menudo incompatibles envuelven como nubarrones el término ‘experiencia’. Una de ellas afirma que podemos comunicar las experiencias que vivimos, aunque hay un punto donde ese acto es intransferible: sólo el sujeto sabe en qué consistió su experiencia, siempre hay un excedente que escapa a las palabras. Para este enfoque, la experiencia no puede ser objetivada, definida; la narración de la experiencia está unida al cuerpo y a la voz. Nace con ella, puede ser evocada, pero el cuerpo es su prisión. Medio en serio, medio en broma, el boxeador argentino Nicolino Locche acuñó una frase que sintetiza esta idea. El púgil decía que “la experiencia es un peine que te dan cuando te quedas pelado”.

Por otro lado, están quienes sostienen que nada que resulte significativo puede producirse fuera de los contornos de una mediación lingüística. Ningún termino puede orbitar más allá del campo de gravedad que ejerce sobre su contexto semántico. Dicho de otro modo: “experiencia” es , ante todo, una palabra, un producto de un sistema discursivo y por lo tanto es esencialmente “algo” que se produce y existe por la palabra.

No es que haya que optar por una u otra posición, sino ser capaces de sostener la tensión que genera esta paradoja, identificar el punto donde se produce la intersección entre lenguaje público y subjetividad privada para pensar quienes, desde dónde y bajo que narrativas podemos hablar de educación popular desde la perspectiva de las experiencias.

La reivindicación de la experiencia es importante para plantear un problema que suele reiterarse hasta el hartazgo: el del divorcio entre teoría y prácticas.

El conocimiento científico, riguroso y crítico debe ser capaz de desarrollar una sensibilidad por los saberes que brotan de la intuición, aprendiendo a dejarse interpelar por sus incógnitas y descubrimientos. Al mismo tiempo, ese saber de caminantes, ese saber indiciario, debe ser capaz de incorporar los elementos del discurso científico en tanto son útiles para formular preguntas, fundamentar prácticas, sistematizar actividades y hacer archivo.

Las experiencias pueden ser “habladas” desde ambos registros impulsando lo que Boaventura de Sousa Santos caracterizó como una ecología de saberes: una racionalidad alternativa a la del capitalismo que promueva los diálogos entre el saber científico y humanístico que producen las universidades y los saberes legos, populares, urbanos y campesinos, tradicionales, gestados en las sociedades no occidentales.

Horizontes

¿Bajo que aspiraciones podría pensarse el campo de la educación popular en América Latina en el siglo XXI, cuando se lidia con proyectos mercantilistas del porte de una ballena blanca? Las experiencias y el empoderamiento acumulado en los FME resultan de gran valor para ensayar una respuesta que nunca será definitiva y que probablemente tenga, en cada región y para los diferentes grupos, variaciones.

En el Foro realizado recientemente en Porto Alegre, se han ensayado respuestas con diferentes entonaciones, alcances y consecuencias. Boaventura de Sousa Santos (CES, Universidad de Coimbra) ha sido quien alzó la voz para reclamar que la educación popular debe apoyarse sobre tres patas: ser, ella misma, descolonializadora, despatriarcalizadora y democratizadora.

El segundo aspecto fue advertido por Pablo Gentili (CLACSO) cuando llamó a asumir la tensión entre educación pública estatal y educación popular, planteando que la defensa de una escuela pública de calidad e inclusiva no anula ni inhabilita la posibilidad de fomentar otros tipos de experiencias educativas públicas no estatales que desarmen las nociones de público y privado acuñadas por el derecho eurocéntrico. Lo popular, en América latina, intersecta con lo público.

El tercer elemento estuvo puesto en la construcción de colectivos de pensamiento. Tal vez uno de los puntos donde el FME puede trabajar con mayor énfasis para recuperar su fuerza fundacional es reconstruir un intenso y fluido dialogo intergeneracional. No es que esto haya estado ausente en este nuevo Foro. La presencia de Camila Lanes (presidenta da UBES), joven referente del movimiento de estudiantes secundarios, llamaba a pensar una educación popular que no solo procure formar en pensamiento crítico, sino que sea hospitalaria con todos los que presentan dificultades para el aprendizaje.

El cuarto elemento se centró en la necesidad de repensar los alcances de la educación popular, reafirmando la idea de que la educación popular es, antes que nada, una opción política. En ese sentido, preguntarse por los destinatarios implica recordar – como señala Lidia Rodríguez – que la educación popular no se dirige a los sectores populares solamente, sino que debe apostar a ser la educación de todos, porque uno de sus objetivos es “la construcción del espacio común democrático. Lo común se construye con el aporte de todos, en vínculos de negociación y lucha.”

Coda

El FME ha hecho algo mucho más importante que sostener un interés por la educación en el tiempo. Ha contribuido a empoderar movimientos, sujetos sociales y colectivos militantes.

Si se lo piensa desde América latina (aunque la imagen puede hacerse extensiva a todas las regiones y los pueblos que sufrieron y sufren la colonización económica, cultural, política y militar), lo que el FME ha contribuido a construir es un imaginario transformador desde el cual las sociedades latinoamericanas pueden concebir la historia como oportunidad y no como fatalidad; pueden percibirse a ellas mismas – como alguna vez sentenció John Berger – no como parte del mundo que fue conquistado, sino entre los derrotados a los que los vencedores temen.

Esta conciencia es sólo fruto de la esperanza que produce el trabajo cotidiano, cuerpo a cuerpo, en procesos que se saben lentos, pero donde se aprende de manera categórica que el tiempo de los vencedores es corto, mientras el nuestro es inconmensurablemente largo.

Nicolás Arata es doctor en educación por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Magíster en Ciencias Sociales con orientación en educación (FLACSO, Argentina). Es docente de la UBA y la Universidad Pedagógica, donde dicta Historia de la Educación Argentina y Latinoamericana. Dirige la colección Lecciones para la Formación Docente de la editorial Novedades Educativas. Actualmente, es Coordinador de la Red de Posgrados del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Fuente: Blog-El País.

Con zapatillas también se hace camino. (Poema).

Por María José.

Con zapatillas también se hace camino.
Hoy nos hemos puesto las zapatillas, ha sido necesario, para crecer, para resolver la vida que día a día nos recuerda que para <eso hemos llegado>… Para la casa, el mercado y el templo sagrado que nos conquistó y enseñó el bordado.
Muchas veces esas zapatillas hemos tirado, el cansancio, el día a día, la rutina, el rechazo.
El pie encima.
El mismo calvario.
Hoy nos hemos puesto las zapatillas, porque descalzas mucho hemos andado, para decirle a todo el mundo que a ser mujer, no hemos renunciado puesto que con zapatillas se hecho el camino, que muchos hombres han caminado, bien comidos, bien planchados y aconsejados, seguro estarán a muestro lado.
Con zapatillas, mujeres! recojamos lo que hemos sembrado, salgamos a dar la cara por aquellos que la han agachado.

María José.

 

Cicatrices. (Poema).

Cicatrices.

Por María José

Cicatrices en las manos, cicatrices donde andamos, en el suelo que pisamos. Muchas guerras nos marcaron.

Caminamos sin fijarnos.

Cicatrices en la tierra, cicatrices en ancianos, animales mutilados los que guerras han causado, eso somos los humanos?

Caminamos sin fijarnos.

Son la herencia cicatrices que someten al cristiano. Esos mismos que hacen leyes, los descerebrados, cicatrices del pasado.

Caminamos sin fijarnos.

Son las guerras cicatrices, las historias del pasado, somos todos alarijes ocultando los pecados.

Cicatrices, eso somos. Inocentes olvidados.

Caminamos sin fijarnos.                          

María José.

(Inspiración al estilo calle trece)

Cansada de tanta basura.

 

Los 25 puestos de trabajo con más futuro de 2016.

Por Economíahoy

 Empleo, una simple palabra a primera vista pero que en realidad, nos da más de un dolor de cabeza, y está presente constantemente en nuestras preocupaciones diarias. Cuando no lo tenemos, como es el caso de gran parte de la población, porque no lo tenemos, y cuando lo conseguimos puede darse la situación de que no estemos contentos del todo, ya sea por el horario, el sueldo, la permanencia, e incluso porque no es trabajo para el que se había preparado durante años.

Este último caso lleva a que no se disfrute del día a día en la oficina y que se quiera cambiar de puesto, incluso de profesión. De este modo, cada vez más, muchos estudiantes antes de comenzar una carrera quieren asegurarse bien de que escogen la elección correcta, una decisión que les lleve a tener salidas laborales, una de sus mayores preocupaciones.

Por todo ello, como ha publicado Europa Press, el portal norteamericano Glassdoor ha creado una lista con los 25 empleos que más prometen este 2016, basándose en tres claves principales: número de ofertas de trabajo, salario medio y opciones de promoción.

En lo más alto de la lista encontramos el “data scientist”, es decir, un analista de datos experto en extraer información de relevancia a partir de estadísticas. Para el puesto se necesita tener una gran capacidad de síntesis y análisis. Cuenta con un salario medio de $117.91 al año.

Le sigue en el segundo puesto de la tabla, el “gerente de impuestos”. Sus funciones van desde ajustar los impuestos que se deben aplicar en cada país en el que opere una multinacional, hasta coordinar los procedimientos para el buen registro de las transacciones realizadas. Su retribución media es de $108.99 anuales.

El tercer puesto es para los “solutions arquitects”, es decir, profesionales de la informática cuya labor es integrar los requisitos de los analistas de sistemas en la arquitectura informática de su compañía. Su compensación económica media es de $120.59 anuales.

Por último, cierran esta prometedora lista, el “practicante de enfermería” con $100.20, seguido del “ingeniero eléctrico” con $77.44 y en el último puesto, el “arquitecto de Software”, con un salario medio de $130.92 anuales.

Fuente: Prodigy-Msn

¿Secretaría de Aviación Pública?

Por Manuel Gil Antón  Profesor del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.

La nueva iniciativa de la SEP es paradójica, pues con el pretexto de reducir la burocracia, ¡ésta se aumenta en cada plantel!

El lunes 25 de enero, el secretario de Educación dio a conocer el Plan Escuela al Centro. Gran cobertura, en el contexto de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago) y la Biblioteca de la escuela Benito Juárez, ámbito excepcional por sus instalaciones, preparada, siempre, para la foto.

Hay preguntas ineludibles ante este programa que, a juicio de las autoridades, inicia, por fin, el “aterrizaje” de la reforma educativa en el aula. Consideremos la primera de las seis acciones que contiene: reorganizar la gestión escolar.

1.— Para reducir los trámites que impiden a los directores de las escuelas llevar a cabo bien su trabajo, se incorporarán a la estructura de la escuela dos subdirectores: uno dedicado a los procesos técnicos de la gestión y otro a los temas académicos. Es paradójica esta iniciativa, pues con el pretexto de quitar estorbos burocráticos, ¡se incrementa la burocracia en cada plantel! La SEP lo enuncia así: “Una nueva organización de la escuela con menos burocracia”. No es el caso: la organización escolar, lejos de los propósitos expresos, incrementa sus cuadros administrativos. Y no sólo en ese nivel: los supervisores contarán con un asistente para el apoyo técnico-pedagógico, y otro concentrado en la gestión. Muchos profesores han denunciado que la cantidad de formatos que tienen que repletar (y no sirven para nada) merman su dedicación a la enseñanza. En lugar de eliminar estas labores huecas, se decide incrementar los puestos superiores de gestión. ¿Desburocratizar burocratizando?

2.— Días antes, el secretario Nuño dio a conocer que los comisionados sindicales —que durante 40 años fueron pagados por la SEP— dejarían de obtener sus recursos por esta vía, y serán ahora remunerados por el sindicato con sus propios recursos, resultantes de las cuotas y otros ingresos como las partidas especiales que la SEP otorga, por usos y costumbres, al SNTE. Sobre este punto hay división de opiniones, pero no cabe duda que era así como resultado de la negociación de las condiciones generales de trabajo, y es, por cierto, práctica generalizada en la mayoría de los sindicatos de empresas o instituciones públicas. Añadió que también se acabaría con los aviadores. Es crucial distinguir entre el tema de los comisionados y el de los que cobran sin trabajar. No es lo mismo. En el caso de los que percibían sueldo sin devengarlo, ni en tareas sindicales, quehaceres docentes o de administración educativa, hay mar de fondo: el aeronauta cobraba, es cierto, sin merecerlo, pero la pista, el avión y la torre de control estaba, en muchos casos, a cargo de la propia SEP o sus clones estatales, y siempre con su consentimiento u omisión injustificada. Se trata de una aberración que debe tener, como consecuencias, al menos dos: el despido inmediato del que cobró a sabiendas que no laboraba, y la sanción correspondiente (inhabilitar) a quien, a cambio de algo, usó sus facultades para que ocurriera. Es un delito y debe indagarse. ¿Cuándo iniciará este proceso? Sería un avance en transparencia, pero sobre todo en rendición de cuentas, porque la claridad de un fraude, sin consecuencias, es demagogia.

3.— Lo inaudito es que, sin empacho, se haya anunciado que no sólo no serán despedidos los beneficiarios de la estafa, sino que, como castigo, ocuparán funciones de mando en las escuelas: subdirectores o supervisores. Imaginemos el anuncio: “Se solicita subdirector académico. Indispensable certificar larga experiencia como aviador, de preferencia “idóneo” o “destacado”. Ambos sexos, prestaciones de ley y ausencia total de vergüenza”. Esto no es una paradoja, sino lo que sigue: una parajoda.

Así las cosas, es verdad: aterrizará en las aulas, muy pronto, no la ausente reforma educativa, sino la impunidad. Y se quedará, ahí, en el mero centro.

@ManuelGilAnton

mgil@colmex

Fuente: El Universal

20 de 32 estados no crecieron, y Campeche, Chiapas, Tabasco y Sonora se hundieron

Por Sin Embargo

.

Ciudad de México, 29 de enero (SinEmbargo/AP).– Cuatro estados de los 32 desaceleraron su crecimiento en el tercer trimestre de 2015, de acuerdo con México, ¿Cómo vamos?. El país muestra disparidad en el crecimiento económico de sus entidades. De acuerdo con el organismo, en julio-septiembre sólo dos estados estaban en verde –crecimiento de 6 por ciento o más–, 10 en amarillo y 20 en rojo –crecimiento menor de 4.5 por ciento–, estos últimos encabezados por el decrecimiento de los sureños Campeche (-6.5 por ciento), Chiapas (-5.2 por ciento) y Tabasco (-2.8 por ciento), así como Sonora (-0.2 por ciento).

“Existe mucha disparidad en términos de crecimiento a lo largo del territorio nacional. Llama la atención cómo algunos estados tienen un gran dinamismo, mientras otros están estancados”, destacó Valeria Moy, directora de México ¿Cómo vamos?

En el tercer trimestre de 2015, Campeche fue el que más decreció (-6.5 por ciento frente al tercer trimestre de 2014). El 80 por ciento de la producción de Campeche, destaca la organización, proviene del sector petrolero, por lo que tanto su crecimiento como su productividad están en función del precio del petróleo, el cual ha descendido a niveles de hace doce años ante una sobre oferta en el mundo.

“Campeche es el estado que lleva decreciendo más tiempo; desde el segundo trimestre de 2014 muestra tasas negativas, sin embargo, hay que considerar su dependencia de la industria petrolera”, expone el organismo.

En Campeche la tasa de personas laborando en el sector informal aumentó de 52.4 por ciento reportado en el tercer trimestre de 2014 a 54.1 por ciento en el tercer trimestre de 2015, y su productividad laboral pasó de 3 mil 434  pesos por hora trabajada en el tercer trimestre de 2014 a 2 mil 808 en el mismo periodo de 2015.

En cuanto al crecimiento más bajo entre julio y septiembre de 2015 sigue Chiapas con -5.2 por ciento. Ninguno de sus indicadores en este periodo estuvo en verde, de acuerdo con el semáforo de la organización.

El estado sureño cuenta con una tasa de informalidad de 66.8 por ciento y su productividad laboral es la más baja entre todas las entidades: 269 pesos generados por hora trabajada.

En cuanto a Tabasco, la tercera peor entidad en cuanto a su crecimiento en el tercer trimestre de 2015 (-2.8 por ciento), su generación de empleo tuvo una drástica reducción de 2 mil 146 empleos pese a que su meta es crear 5 mil 550 empleos formales por trimestre.

En el 3T de 2015 su tasa de informalidad creció de 56.9 por ciento reportada en el tercer trimestre de 2014 a 60.4 por ciento en 2015. Además fue el segundo estado que más disminuyó su productividad laboral, al pasar de mil 160 generados por hora trabajada el tercer trimestre 2014 a mil 032 pesos en el tercer trimestre 2015.

Sonora es el cuarto con menor crecimiento durante el tercer trimestre de 2015. Esta entidad tuvo un déficit de -0.2 por ciento de julio a septiembre, mientras de abril a mayo registró un crecimiento de 0.6 por ciento, también muy por debajo de la tasa meta anual.

Este estado tampoco generó empleos, pues durante el tercer trimestre del año pasado tuvo un déficit de 2 mil 371 trabajadores formales.

OTROS ESTADOS EN ROJO 

Gráfica: México, ¿cómo vamos?© Proporcionado por Sin Embargo Gráfica: México, ¿Cómo vamos?

Sólo dos estados crecieron más de 6 por ciento en el 3T 2015. Gráfica: México, ¿Cómo vamos?

Tamaulipas es el quinto estado con el peor desempeño económico. De julio a septiembre de 2015, la entidad reportó un débil crecimiento de 0.5 por ciento, lo que representó una significativa desaceleración con respecto al mimos periodo  de 2014 cuando reportó un crecimiento de 5.1 por ciento. También tuvo una baja comparándolo con el trimestre previo, cuando creció 1.2 por ciento.

Luego sigue el Estado de México, con también un pobre crecimiento de 1.4 por ciento durante el mismo periodo. Esta entidad creó 19 mil 258 empleos formales durante los últimos tres meses de 2015 frente a los 23 mil 800 esperados por trimestre. También registró número rojos en los rubros de fomento a la exportación, informalidad, y Estado de derecho.

Por su parte, Guerrero registró un crecimiento de 1.8 por ciento durante el tercer trimestre de 2015, también muy por debajo de la media nacional del 6 por ciento.

Esta entidad destaca por tener casi todos los indicadores que mide el semáforo en rojo, excepto desigualdad y deuda pública. El 64.3 por ciento de su población estaba en pobreza laboral al tercer trimestre de ese año, además de que el 72.9 por ciento de su población ocupada se encontraba en el ámbito informal.

En tanto, Morelos tuvo un crecimiento de 1.9 por ciento durante el tercer periodo del año pasado, lo que significó una disminución con respecto a lo reportado en el periodo previo, donde su desarrollo económico fue de 2.1 por ciento.

Esta entidad también se encuentra en diversos rubros en rojo. Reportó que el 50.7 por ciento de su población registró pobreza laboral en ese periodo y la informalidad se ubicó en 64.2 por ciento.

Sinaloa es el último estado en rojo, es decir, que se encuentra por debajo de la meta de crecimiento anual. Registró la cifra roja de 4.4 por ciento de crecimiento económica en el tercer trimestre de 2015, con respecto a un periodo anterior, cuando se encontraba en el semáforo amarillo en este rubro con un crecimiento de 5.6 por ciento.

Durango tampoco alcanzó la meta anual de crecimiento económico de 6 por ciento, de hecho se quedó muy por debajo al tercer trimestre de 2015, con el 3.4 por ciento. La entidad tuvo un incremento con respecto al periodo previo, cuando su economía creció sólo 1 por ciento. Sin embargo, generó solo 682 empleos durante julio-septiembre de los 3 mil 800 necesarios.

Aunque Coahuila reporta datos alentadores en los rubros de exportaciones, reducción de pobreza y de la desigualdad en los ingresos, tiene un registro alarmante durante el tercer trimestre de 2015 respecto a su deuda pública en porcentaje de su Producto Interno Bruto (PIB), pues sus pasivos representan el 6.5 por ciento de su crecimiento.

Baja California Sur está dentro de las 20 entidades que se encuentran en rojo por el crecimiento económico. Durante el tercer trimestre de 2015 su economía creció 3.6 por ciento, por debajo de la media del 6 por ciento anual. Sin embargo, la entidad tuvo un ascenso con respecto al mismo periodo de 2014, cuando registró un crecimiento de 3.2 por ciento. En uno de los indicadores en donde Baja California tuvo los peores resultados fue en la generación de empleos, rubro en el que durante los últimos tres meses de 2015 tuvo un déficit de 1552 empleos formales.

LOS ESTADOS QUE MÁS CRECIERON EN 3T2015

Querétaro es el único estado que ha mantenido su semáforo en verde durante un periodo prolongado y es el segundo estado que más aumentó su productividad laboral en el tercer trimestre de 2015. Querétaro ha crecido a más del 6 por ciento durante cinco trimestres consecutivos. En julio-septiembre se expandió 6.8 por ciento.

Asimismo, aumentó su productividad laboral en 151 pesos, al pasar de producir 999 por hora trabajada a mil 151 por hora trabajada del tercer trimestre de 2014 al mismo periodo de 2015.

San Luis Potosí y Baja California crecieron 6.7 por ciento y 5.9 por ciento, respectivamente en el periodo referido, por lo que ocupan el segundo y tercero lugar al alza. SLP llevaba 10 trimestres consecutivos en rojo.

Quintana Roo y Nuevo León también destacan por mantener altas tasas de crecimiento consecutivas. Desde el tercer trimestre de 2014, Quintana Roo crece por arriba del 4.7 por ciento y Nuevo León por arriba del 5 por ciento; manteniéndose con un crecimiento sostenido durante 5 trimestres consecutivos.

Finalmente destaca que Oaxaca creció al 5.1 por ciento después de mantenerse por debajo del 4 por ciento desde 2012, es decir, durante 14 trimestres consecutivos el semáforo de crecimiento se mantuvo en rojo.

DEBILIDAD DE LA MONEDA MEXICANA

México anunció el jueves la extensión de un programa de subastas diarias de dólares, en un intento por enfrentar la continua debilidad mostrada por el peso.

La Comisión de Cambios, integrada por el banco central y la Secretaría de Hacienda, informó en un comunicado que la medida por la que se subastan hasta 400 millones de dólares al día y que estaba previsto que concluyera el viernes, se mantendrá hasta el 31 de marzo.

Las autoridades instauraron en 2008 la subasta de dólares como un mecanismo para inyectar liquidez a los mercados y contener una depreciación de la moneda mexicana, aunque en varios momentos se suspendieron. En 2014 se reactivó la medida.

En los últimos meses, sin embargo, el peso ha mantenido una caída constante. La moneda mexicana se cotizó ayer hasta en 18.63 por cada dólar.

El peso se ha depreciado casi 25 por ciento en el último año en medio de una caída de los precios del petróleo.

México tenía cerca de 177 mil 500 millones de dólares en reservas internacionales, además de que cuenta con una línea de crédito por casi 70 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

“La Comisión de Cambios continuará evaluando las condiciones de operación en el mercado cambiario, de tal forma que pueda ajustar los mecanismos citados en caso de que resultara conveniente”, señaló el organismo el jueves.

EU DESACELERÓ EN ÚLTIMOS TRES MESES 

La economía estadounidense se desaceleró drásticamente en los últimos tres meses del año pasado a una tasa anual de 0.7 por ciento. Los consumidores redujeron el gasto, las empresas limitaron las inversiones y los problemas globales afectaron las exportaciones. La desaceleración podría renovar las dudas sobre la durabilidad de la expansión económica que lleva seis años y medio, aunque la mayoría de los economistas esperan que el crecimiento se recupere en el actual trimestre enero-marzo.

El cálculo que dio a conocer el gobierno el viernes sobre la expansión económica en el periodo octubre-diciembre fue menor a la tasa de crecimiento de 2 por ciento anual en el Producto Interno Bruto en el tercer trimestre de 2015. Se trata del resultado más débil desde que un invierno severo redujo el crecimiento a una tasa anual de 0.6 por ciento en el primer trimestre del año pasado.

Paul Ashworth, economista en jefe en Capital Economics, dijo que el decepcionante resultado del cuarto trimestre es un “incidente temporal” y “no el inicio de una caída más seria”.

Dijo que el PIB deberá crecer a una tasa de entre 2.5 y 3 por ciento en la primera mitad de este año a medida que el gasto del consumidor mejore en respuesta a una sólida ganancia en el mercado laboral. Para el año, Ashworth prevé un crecimiento de 2.5 por ciento.

Mucho de la debilidad en el último trimestre reflejó una desaceleración en el gasto del consumidor, el cual creció a una tasa anual de 2.2 por ciento, comparado con un avance de 3 por ciento en el trimestre previo. Además también se redujo el gasto en bienes durables como vehículos y en los que no duran, como ropa.

El gasto del consumidor representa casi dos terceras partes de la actividad económica y muchos analistas prevén que el fuerte crecimiento laboral alimente una recuperación en el actual trimestre. Sin embargo a algunos les preocupa que los problemas económicos de China y la caída en los precios del petróleo y en las acciones sigan y afecten la expansión económica de Estados Unidos.

La cifra que se difundió el viernes sobre el cuarto trimestre fue la primera de tres que dará a conocer el gobierno.

Fuente:Prodigy-Msn

Cómo la política del miedo ha hecho triunfar a Trump.

Por BBC Mundo

Trump está al frente de las encuestas para la nominación del Partido Republicano.

Uno de los hechos más sorprendentes en la carrera de los aspirantes presidenciales de Estados Unidos, ha sido el desenfrenado éxito del multimillonario Donald Trump en los sondeos de opinión.

Esto, sin embargo, no es sorprendente si se toma en cuenta una tendencia de la política estadounidense que se remonta a una época muy lejana: el miedo. Esta palabra simple de cinco letras funciona si el que la usa quiere ser elegido presidente. Los profesionales de la política saben que aprovecharse de los sentimientos de la gente, explotando lo negativo, es la manera de tener éxito.

Hay otra palabra un poco más elegante que se usa para describir el miedo excesivo e irracional y la desconfianza: la paranoia. Esta palabra también funciona en ciertas ocasiones. Al menos en la política estadounidense. La actual temporada electoral presidencial es una de estas ocasiones. Trump ha sabido explotar los temores de los electores estadounidenses.

Donald Trump ha emergido en la delantera de los aspirantes a la nominación presidencial republicana porque ha sabido expresar los miedos de muchos estadounidenses: a inmigrantes indocumentados, a terroristas islamistas, a acuerdos de libre comercio con China por los que se perderán empleos.

Trump promete lograr que Estados Unidos “sea grandioso otra vez” -como si esta nación hubiera dejado de ser el país más poderoso del mundo- y propone soluciones “simples” con palabras duras: deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, prohibir la entrada de musulmanes a EE.UU. y forzar al gobierno chino a retractarse.

“Estilo paranoico”

La frase de “el estilo paranoico de la política estadounidense” fue acuñada por el historiador Richard Hofstadter.

Él definió Estilo Paranoico como “un fenómeno viejo y recurrente en nuestra vida pública que ha estado frecuentemente vinculado con movimientos de descontento sospechoso“.

Al principio muchos comentaristas y políticos descartaron a Donald Trump. Ahora ya no es así.

En un país que suele tener un optimismo contagioso, es interesante ver cómo el miedo a menudo acecha el suelo estadounidense.

Richard Parker, quien enseña religión en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, ha encontrado que la paranoia en la vida pública del país ya existía incluso en el siglo XVII durante los Juicios de las Brujas de Salem.

Es fácil olvidar cómo la política religiosa de la Madre Patria (Inglaterra) viajó por el Atlántico hacia sus primeras colonias.

Si añadimos a eso las luchas de la vida diaria con la naturaleza, los combates de los primeros habitantes del país con los indígenas estadounidenses y las prácticas religiosas milenarias que enseñaban que “se acerca el fin del mundo”, tenemos, dice Parker, “una comunidad preparada para tener miedo“.

Así ocurrió en la ciudad de Salem. La gente se volvió en contra de los habitantes de pensamiento más liberal y los acusó de practicar la brujería.

En esa época, la idea de la brujería no era algo ficticio. La gente en realidad creía en “los malos espíritus que pueden habitar nuestras almas y cuerpos” dice Parker.

“Fue la base de la psicología y fisiología primitivas”.

“Brotes” de miedo

A principios de los 1950 hubo otro “brote” de miedo en Estados Unidos. Era una época en que los comunistas ocupaban cargos importantes. Se establecieron listas negras de supuestos y antiguos comunistas en Hollywood.

El Comité de Actividades Antiestadounidenses del Congreso, inicialmente dirigida por el senador Joseph McCarthy, convocó a varios personajes famosos para que testificaran en Washington en contra de sus colegas.

Se arruinaron carreras. Y a quienes se negaban a testificar, como el dramaturgo Arthur Miller, se les anulaba su pasaporte.

Otra fuente de miedo que suele repetirse en la historia del país es la de las sociedades secretas, como los Masones, los Francmasones y la Cabale.

Pero la religión es la base de la mayoría de los miedos.

En los primeros días de la República se sospechaba que los católicos estaban planeando un complot papal para tomar el control del país.

Cuando a fines de los 1840 llegó al país una ola enorme de católicos que huía de la hambruna en Irlanda, esos temores se incrementaron.

Entonces se formó un nuevo partido político, llamado “Know Nothing” (Saber Nada), cuyo credo principal era la antiinmigración irlandesa.

Se instruyó a sus miembros para que dijeran, cuando se les preguntara sobre ello: “no sé nada”.

El siguiente grupo del que se sospechó fueron los judíos, cuya ola de inmigrantes llegó a principios del siglo XX.

En la historia de EE.UU. ha habido varios “brotes” antiinmigración desde la llegada de irlandeses católicos en el siglos XIX y judíos en el siglo XX.

Toda la población de judíos inmigrantes, algunos de los cuales eran socialistas provenientes de Rusia, quedó catalogada bajo la etiqueta de la Revolución Rusa.

Para la década de los 1930, durante un programa de radio semanal el sacerdote católico irlandés Charles Coughlin suscitaba el miedo a los judíos y su promoción de “comunismo en las fábricas, los campos y las minas”.

Después de la Segunda Guerra Mundial el temor se volcó hacia la Unión Soviética. Robert Welch, el fundador del la ultraderechista Sociedad John Birch declaró que el entonces presidente Dwight D Eisenhower era una “herramienta de los comunistas”.

La organización se convirtió en el fundamento de los movimientos políticos comunitarios que han dominado la política estadounidense durante las últimas cuatro décadas.

Y aunque Welch fue repudiado por los conservadores estadounidenses por su declaración sobre el presidente, muchos de estos no tuvieron ningún problema con la forma extrema como la Sociedad Birch suscitaba el miedo sobre una inminente llegada al poder de los comunistas en EE.UU.

Religión

Lisa McGirr, profesora de historia de la Universidad de Harvard cree que el “estilo paranoico” de la política estadounidense, del que habló Hofstadter, está basado en la religión.

Está vinculado a la religiosidad: el evangelismo y el fundamentalismo que tienen muchas facetas en la vida estadounidense”.

En los primeros meses de la campaña, la mayoría de los comentaristas y profesionales políticos descartaron a Donald Trump.

Ahora ya no es así. Trump entendió mejor que ellos que una porción significativa de la sociedad estadounidense está temerosa.

Ha aprovechado esos temores, ya sean racionales o no. Y lo ha hecho hablando en términos que no son “políticamente correctos”, según él mismo lo describe.

En Carolina del Sur recientemente conocí a un hombre llamado Robert Sandifer.

De unos 70 años, bien educado y adinerado, se había retirado a una hermosa isla al sur de Charleston, uno de los lugares más bonitos de Estados Unidos.

“Trump ha infundido esperanza en la gente”, me dijo Sandifer. “¿Esperanza? A mi me suena como desesperación“, le dije.

Sandifer cortésmente estuvo en desacuerdo. “Si él hace lo que dice que va a hacer, todos tendríamos menos miedo“, afirma. Y para dejar las cosas más en claro, agrega: “Todos sentimos mucho temor del gobierno federal”.

Fuente: BBC

LasPistas del Ecocidio en Tajamar.

Por: 

(24 de enero, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).-

1.    En una noche, decenas de hectáreas de manglar milenario, fueron destruidas.  El permiso para hacerlo, fue otorgado al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) (quien falseó a tal grado la información que incluso negó la existencia del mismo manglar) en 2005 a través de Ricardo Juárez, el entonces titular de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (Dgira) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

2.    En junio pasado, un grupo de activistas emprendió movilizaciones justo cuando iniciaron los trabajos de desmonte de mangle en tres pedios de la zona del Malecón Tajamar. Ante las movilizaciones que exigían la detención inmediata de las obras, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) determinó el cese -el 12 de agosto de 2015- de manera temporal del proyecto en el Malecón Tajamar, debido a que los impulsores de las obras incumplieron con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

3.    La madrugada del sábado 16 de enero, maquinaria pesada y camiones de volteo ingresaron a la zona del Malecón de Tajamar para concluir con el plan trazado por el gobierno estatal y municipal: devastar la zona de manglar y poder edificar plazas comerciales y torres de condominios (de las que personajes ligados a la política, son propietarios).

4.    José Martín Domene, cuñado del exgobernador de Nuevo León, Benjamín Clariond Reyes, y exmiembro de los Amigos de Fox en el norte del país, figura entre los propietarios; también la familia Garza Rangel, acaudalados empresarios regiomontanos y el Grupo Inmobiliario Acero, con fuerte presencia en el norte del país. A ellos se suman Francisco Córdova Lira, exdirigente del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe y Rafael Lang Uriarte quienes, en sociedad a través de la firma Ciscolang, poseen un terreno en el Malecón Tajamar donde pretenden edificar una torre de departamentos de lujo.

5.    El convoy de aproximadamente cien vehículos -incluidos camiones de volteo y trascabos- arribó alrededor de las 02:00 horas para destruir 90% del manglar; además, las vías de acceso a la zona del manglar fueron custodiadas por cerca de 200 efectivos de la policías municipal y estatal, quienes desplegaron una valla metálica.

6.    Las consecuencias de esta irrupción, era algo que todos conocían. Incluso, Guillermo Haro Bélchez, extitular de la Profepa, reconoció que el proyecto generaría afectaciones a especies protegidas de flora como: el chechén, uva de mar, ficus, palma chit, jabín, chacá rojo y palma; en tanto que la fauna que las padecería serían: la chachalaca, el cenzontle, la calandria, el colibrí, la huaca, el martín pescador, la iguana, entre otros. El manglar era considerado una barrera natural contra los huracanes y gracias a su capacidad de captura dióxido de carbono, ayudaba a mitigar el cambio climático.

7.    El miércoles pasado, el Juzgado Segundo de Distrito en Cancún concedió la suspensión provisional contra las obras de relleno de humedal y desmonte del manglar de Tajamar.

8.    La sociedad civil ha buscado maneras de frenar este ecocidio. A través de la plataforma change.org se han recolectado firmas para, entre otras cosas, exigir la revocación de los permisos de este crimen, así como pedir a Braulio Ferreira de Souza, Secretario Ejecutivo de la Convención sobre Diversidad Biológica de la ONU, que le quite a México la sede de la COP13, la Convención –paradójicamente- más importante sobre Diversidad Biológica.

9.   Las acciones estatales demasiado “tardías” apuntaron a “rescatar” a los animales sobrevivientes; sin embargo, el día de hoy, activistas ambientales han rechazado las afirmaciones al advertir que este gesto pretende beneficiar a quienes compraron los predios para que obtengan sin problemas los permisos y, ante la existencia de suspensión provisional del juez federal, el manglar debe permanecer como lo dejaron. La defensa del manglar y la exigencia de la suspensión de la construcción siguen en pie.

Fuente: Revolución Tres Punto Cero

Avanza en Veracruz reforma de Javier Duarte para perseguir y castigar a mujeres que decidan abortar.

Por: 

22 de enero, 2016).- Con 38 votos a favor, cinco en contra y una abstención el Congreso del Estado de Veracruz dio el primer paso para fallar a favor de la penalización del aborto, propuesta enviada por el gobernador priísta Javier Duarte.

En una primera etapa la reforma al artículo 4 de la Constitución del estado, en su artículo 29 de la Constitución que señala que “no podrá restringirse ni suspenderse el ejercicio de los derechos a la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la integridad personal, a la protección a la familia, al nombre, a la nacionalidad”.

Por ser una reforma constitucional, se requiere aprobarla en dos periodos de sesiones ordinarias y posteriormente enviarse a los 212 ayuntamientos para su consideración.

Las voces de activistas en defensa de la autonomía femenina no se hicieron esperar. La presidenta del Instituto Veracruzano de las Mujeres del ayuntamiento de Xalapa (IVM), Yadira Hidalgo Gómez, calificó como de un retroceso “porque se abrió la puerta para la criminalización del aborto y la verdad es que mujeres que estamos en la defensa de los derechos humanos, que conocemos los tratados internacionales en esta materia esto nos parece muy lamentable, nos parece un retroceso”.

Y remató la decisión del congreso diciendo que las veracruzanas, dijo, conocemos nuestros derechos “y vamos a usar ese conocimiento para decidir sobre nuestro cuerpo, ese es nuestro derecho”.

Por otra parte, quien también salió en defensa de las féminas y su derecho a elegir sobre su propio cuerpo fue la presidenta de la comisión permanente para la igualdad de género, Mónica Robles Barajas, advirtió que la reforma criminaliza a las mujeres que abortan y abre la posibilidad de que se reforme el Código Penal del estado a fin de perseguirlas.

De la misma forma, “se abre la puerta a la clandestinidad, pues ahora las mujeres que deseen practicarse un aborto tendrán que recurrir a consultorios improvisados e insalubres”, dijo.

Fuente: Revolución Tres Punto Cero

El celular nos está matando.

Por Juan Pablo Proal

MÉXICO, DF (apro).- El frenético acelere es el código universal de estos días. Correr en una banda mientras contestamos correos electrónicos en nuestro teléfono celular, escuchamos música y vemos una serie. Atender una llamada mientras estamos al pendiente de cada nueva notificación en Facebook y de los mensajes de WhatsApp. Sin tregua.

Checar, verificar, actualizar y responder a toda hora todo el día, mientras comemos, conversamos, viajamos, corremos, leemos, besamos y caminamos. Nos sentimos perfectamente capaces de hacerlo, pero la ciencia está demostrando lo contrario. En realidad, ser multitarea nos puede conducir a accidentes fatales, deteriora nuestra inteligencia, merma drásticamente nuestra salud y nuestras habilidades de sociabilización.

Son muchos los estudios y científicos que han demostrado lo dañino de tanta actividad, uno de los más conocidos es David Mayer, profesor de psicología de la Universidad de Michigan y experto en atención, y quien fuera uno de los primeros en alertar de la pandemia que se avecinaba. “(Estamos ante) una plaga cognitiva que tiene el potencial de borrar la concentración y el pensamiento productivo de una generación entera”, declaró a The New York Times en 2011.

Ser multitarea incrementa la producción de cortisol, conocida como la hormona del estrés, e implica un costo cognitivo, ratifica otro estudioso del tema, Earl Miller, neurocientífico del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Una investigación de Glenn Wilson, exprofesor visitante de la psicología en el Gresham College de Londres, encontró que este tipo de conducta puede reducir el coeficiente intelectual en diez puntos, además de interferir profundamente con la memoria y nuestra capacidad de concentración.

Daniel J Livetin, neurocientífico y autor del libro The Organized Min, expone en un artículo publicado el 24 de octubre de 2015 en The Guardian:

“La adicción a la multitarea y los medios sociales es real, hay un ciclo dopamina-adicción-retroalimentación detrás de él. El cerebro humano busca la novedad – más pronunciado en algunos de nosotros que otros – y la dopamina es la recompensa del cerebro para encontrarlo. La dopamina se puede considerar como el ‘deme más’ en neuroquímica. Nos encontramos con algo nuevo cada pocos segundos a través de la multitarea, liberamos la dopamina, que nos hace querer encontrar algo nuevo, que libera más dopamina, y así sucesivamente, hasta que estemos agotados”.

Hay muchos más estudiosos del tema e investigaciones que apuntan a la misma dirección, entre la más destacadas se encuentras las de Clifford Nass, profesor de la Universidad de Stanford y autor de The Media Equation: How People Treat Computers, Television, and New Media Like Real People and Places y Nicholas Carr, escritor de The Shallows: What the Internet Is Doing to Our Brains.

El aspecto neurológico es sólo una de las múltiples aristas del fenómeno. La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros indica que conducir mientras se utiliza el teléfono celular es la tercera causa de accidentes automovilísticos, representando hasta el 20 por ciento del total. En la red social Youtube hay vastos ejemplos de muertes, choques y lesiones de personas por utilizar sus dispositivos móviles mientras hacen otras cosas.

El estar desbordados de actividades es uno de los principales factores de ansiedad y estrés, problemas de salud que aquejan a México más que a otras naciones. Nuestro país es el primer lugar del mundo en estrés laboral, con 75 por ciento de la población, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Somos la población con más estrés, sólo precedidos por China, según Alfredo Whley Sánchez, médico adscrito de la consulta externa del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Además, aproximadamente 14 millones de mexicanos padece problemas de ansiedad.

Hay que añadir que la mayoría de la población cuenta con acceso a teléfonos celulares, tabletas o dispositivos móviles. Según la consultora The Competitive Intelligence Unit, a finales de 2015 se contabilizan 75 millones de smartphones y 20 millones de tabletas. Esto quiere decir que sólo una minoría de la población está a salvo de la vida multitarea.

Lejos de hacernos más competitivos, eficientes y mejorar nuestra calidad de vida, el modo multitarea representa una seria amenaza para la salud de la población mexicana y las arcas públicas. Es preciso frenar la ansiedad colectiva de estar haciendo todo el tiempo, de vivir en un acelere que ahoga, que agobia, que mata.

Apostar a lo que aconsejan los maestros, los eruditos, los ascetas, los curanderos, la sabiduría popular y el sentido común: Una vida más relajada, más atenta, más consciente, más reflexiva, más humana, más plena, más bella, más simple. Neutralizar al celular antes de que nos mate.

www.juanpabloproal.com
Twitter @juanpabloproal

Fuente: