Opinión: Para que paguemos el muro.

Por Jorge Faljo

La incredulidad y la incertidumbre surgen de que Trump no ha dado detalles sobre cómo piensa cumplir sus amenazas.

Muchos esperaban que, ahora que Trump ganó las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, se aclararían muchas cosas; que terminaría la incertidumbre, para no decir, de plano, que cambiaría de tono y de propuestas.  Pero las señales que manda, por ejemplo la elección de sus colaboradores, no corrigen sino que confirman las peores expectativas.

No obstante de nuestro lado, en México, predomina la incredulidad. No hemos terminado de asimilar los hechos y preferimos no creerlos. A esto le llamamos incertidumbre.

Un par de amigos bien ubicados en el mundo de las finanzas sostienen que las propuestas de Trump son imposibles de llevarse a la práctica; Wall Street, el poder del dinero, o Washington, el poder de los políticos, se encargarán de corregirlo y regresarlo al sendero del bien.

Algunos dicen que como buen político, no cumplirá lo que promete. Cuando se mencionan sus amenazas específicas, como expulsar a millones de mexicanos, lo menos que se hace es minimizarlas. Se nos recuerda que hay otras fuerzas, por ejemplo los gobernadores y alcaldes, que no le seguirán la corriente y, en todo caso, la situación no será peor que con Obama.

Vivimos en el no pasa nada. Pero otros se empiezan a preparar; por ejemplo la compañía Apple. En enero pasado Trump vociferó que obligaría a esa empresa a fabricar sus “malditas computadoras”, incluyendo celulares, en los Estados Unidos. Esta semana trascendió que la empresa les pidió a sus dos principales proveedores chinos que exploren la posibilidad de trasladar sus fábricas a los Estados Unidos. Al parecer por lo menos uno de ellos ya elabora, a regañadientes, un plan; aunque la producción le saldría más cara.

La incredulidad y la incertidumbre surgen de que el Donaldo no ha dado detalles sobre cómo piensa cumplir sus amenazas. Lo que contribuye a que su afirmación de que obligará a México a pagar la barda fronteriza sea recibida con el desdén habitual. Simplemente está demente, se dice.  

Sí, pero es un demente peligroso y, en este caso por lo menos si existe algo que parece un plan para lograrlo. Por lo menos hay uno, muy muy sencillo, en su página de internet, Les describo de modo muy sintético, ese plan, y si les parece poco digno de creerse… allá ustedes.

Introducción. El “Acta Patriótica” norteamericana obliga a las instituciones financieras a requerir documentos de identidad a todo el que quiera abrir una cuenta bancaria o hacer una transacción financiera. También autoriza al presidente a fijar las reglas para su cumplimiento. Con este fundamento legal las acciones serían las siguientes:

Día uno. Basado en las prerrogativas presidenciales existentes: Se promulga un cambio de reglas para redefinir como entidades financieras a las empresas que transfieren fondos, como Western Union. Hacer una transferencia de dinero tendrá reglas similares a las de abrir una cuenta bancaria. Se establece, además, que ningún extranjero puede enviar dinero al exterior si no comprueba que se encuentra legalmente dentro de los Estados Unidos.

Día dos. México protesta, dice el plan, porque recibe unos 24 mil millones de dólares al año en remesas de mexicanos, en su mayoría indocumentados, que trabajan en los Estados Unidos. Esto es muy importante para ese país (el nuestro) porque sirve como una red de seguridad social para los más pobres; lo que no provee el gobierno. Así que hacer un pago por única vez de entre 5 mil y 10 mil millones de dólares le conviene a México.

Día tres. Se le dice al gobierno de México que si le paga a los Estados Unidos esos fondos para construir el muro este cambio de reglas no se hará efectivo.

Además: se establecerán aranceles a las importaciones provenientes de México y/ o se cumplirán al pie de la letra las reglas existentes; se cancelarán visas de turismo o negocios a personajes de alto nivel en la economía mexicana; y se elevará el costo de las visas y de la expedición de tarjetas de cruce de la frontera.

El plan se redondea con una cantaleta sobre el derecho soberano y moral de los Estados Unidos para aplicarle este plan a un país (México) que se aprovecha de ellos.

Hasta aquí mi síntesis de un plan que, de llevarse a cabo, colocaría a la actual administración entre la espada y la pared.

Supongamos que el gobierno de Trump sigue el plan y el gobierno de México no acepta pagar. Entonces muchos, tal vez millones de indocumentados intenten enviar dinero a sus familias por otros medios. Tal vez con “burreros” que vendrían del norte y que se expondrían a fuertes peligros. De hecho las ciudades del norte y las carreteras se volverían más peligrosas para todos; porque el crimen organizado no podría distinguir a los emisarios cargados de billetes del resto de la población.

De cualquier manera que se intente enviar dinero a México, se volvería más difícil, arriesgado, caro y peligroso. El gobierno podría instrumentar una contramedida audaz: convertir a los consulados en cajas de recepción y envío del dinero. Pero no me lo creo porque el desafío al Donaldo sería fuerte y porque los compas no le tendrían confianza. La mula no era arisca…

O esta administración podría aceptar pagar. Y sería el acabose; la población se sublevaría contra el equipo de pusilánimes que se atreviera a pagar la barda. No nos sublevamos si se lo roban; pero ¡que no se atrevan a pagar!

Así que podría ocurrir que a los más pobres y vulnerables de aquel lado, los indocumentados, y de este lado, sus familias, les toque sufrir todavía más. Lo que bien podría ser aceptable para ambos gobiernos.

@JorgeFaljo

@OpinionLSR

Fuente: La Silla Rota

 

Homenaje Luctuoso a Ricardo Flores Magón.

La Redacción Maestros en Movimiento.

Maestros en Movimiento hace un homenaje luctuoso a Ricardo Flores Magón en su aniversario del vil asesinato, con el pretendían acabar con un gran Periodista, Escritor, Político y Anarquista Mexicano, pero sobre todo incansable luchador social y precursor de la Revolución Mexicana.

Un luchador íntegro y consecuente con las causas de los trabajadores durante los tiempos de la revolución, no conocía la fatiga, nadie lo podía sobornar, su pensamiento y lucha inspiraron muchas de las conquistas obreras y algunos derechos que quedarían recogidos en la Constitución Mexicana.

El 21 de noviembre de 1922, es asesinado en prisión por el gobierno de Estados Unidos uno de los revolucionarios más grandes que ha dado la humanidad, el anarquista oaxaqueño Ricardo Flores Magón.

Prefirió morir en prisión antes que arrepentirse de su rebeldía:

En el Departamento de Justicia dijo al Sr. Weinberger que nada puede hacerse en mi favor si no hago una solicitud de perdón. Esto sella mi destino;

Cegaré, me pudriré y moriré dentro de estas horrendas paredes que me separan del resto del mundo, porque no voy a pedir perdón. ¡No lo haré!

En mis veintinueve años de luchar por la libertad lo he perdido todo, y toda oportunidad para hacerme rico y famoso; he consumido muchos años de mi vida en las prisiones; He experimentado el sendero del vagabundo y del paria; me he visto desfalleciendo de hambre; mi vida ha estado en peligro muchas veces; he perdido mi salud; en fin, he perdido todo, menos una cosa, una sola cosa que fomento, mimo y conservo casi con celo fanático, y esa cosa es mi honra como luchador. Pedir perdón significaría que estoy arrepentido de haberme atrevido a derrocar al capitalismo para poner en su lugar un sistema basado en la libre asociación de los trabajadores para producir y consumir, y no estoy arrepentido de ello; más bien me siento orgulloso de ello. Pedir perdón significaría que abdico de mis ideales anarquistas; y no me retracto, afirmo, afirmo que si la especie humana llega alguna vez a gozar de verdadera fraternidad y libertad, y justicia social, deberá ser por medio del anarquismo. Así pues, mi querido Nicolás, estoy condenado a cegar y a morir en la prisión; más prefiero esto que volver la espalda a los trabajadores, y tener las puertas de la prisión abiertas a precio de mi vergüenza. No sobreviviré a mi cautiverio, pues ya estoy viejo; pero cuando muera, mis amigos quizá inscriban en mi tumba: “Aquí yace un soñador”, y mis enemigos: “Aquí yace un loco”; pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta inscripción: “Aquí yace un cobarde y un traidor a sus ideas.” Ricardo Flores Magón.

Carta enviada desde la Penitenciaría Federal de los Estados Unidos, en Leavenworth, Kansas. 1920.

La “profecía” del filósofo Richard Rorty que explica el triunfo Donald Trump y se volvió viral

Por la Redacción de BBC Mundo

“El electorado no suburbano decidirá que el sistema ha fracasado y comenzará a buscar un hombre fuerte por quien votar”.

 

“Todo el resentimiento que los estadounidenses poco educados sienten hacia los graduados universitarios que les dicen cómo comportarse encontrará una válvula de escape. Algo se romperá”.

No se trata de una descripción de lo que ocurrió en las pasadas elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos, sino de un texto escrito en 1998.

 

La cita es parte del libro Forjar nuestro país” (Achieving our country), escrito por el filósofo estadounidense Richard Rorty.

En esa publicación, Rorty, quien murió en 2007, describía la fractura de la izquierda que llevó al movimiento a su propio colapso, según publica el diario británico The Guardian.

Pero, ¿qué tiene que ver Rorty con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump?

Antes y después de las elecciones, el pasaje del libro de este filósofo estadounidense comenzó a circular por las redes sociales y algunos creen que se trata de una ‘profecía’.

Y es que en ese mismo libro, Rorty de alguna manera predijo “que la clase obrera no urbana no toleraría su marginación por mucho tiempo”, según publicó la revista The New Yorker.

Quién era Richard Rorty

Richard Rorty nació en 1931 en Nueva York, Estados Unidos y generó gran influencia como filósofo a finales del siglo XX y principios del XXI.

Mezcló la filosofía y la literatura comparada en una nueva perspectiva llamada “el nuevo pragmatismo” o “neo-pragmatismo”.

Allí dividió el pragmatismo en dos ejes principales: el negativo y el positivo, según describe la Enciclopedia de Filosofía Stanford.

Qué decía la ‘profecía’

Las redes sociales y varios medios de comunicación se hicieron eco de que con su libro, Rorty, había pronosticado la victoria de un político como Donald Trump en las elecciones estadounidenses.

“El electorado no-suburbano decidirá que el sistema fracasó y empezará a buscar a un hombre fuerte por quién votar, alguien dispuesto a asegurarles que, una vez elegido, los burócratas presumidos, los abogados tramposos, los vendedores de bonos de salarios excesivos y los profesores posmodernos quienes tomen las decisiones”, escribió Rorty.

Y continúa: “Una cosa muy probable que sucederá es que los logros obtenidos en los últimos cuarenta años por los estadounidenses negros, las minorías raciales y los homosexuales serán aniquilados. El desprecio jocoso por las mujeres volverá a la moda. . .

“Todo el resentimiento que los estadounidenses poco educados sienten hacia los graduados universitarios que les dicen cómo comportarse encontrará una válvula de escape”.

“Algo se romperá”, pronosticó Rorty.

¿Habrá sido así?

BBC Mundo

Aumentan el Presupuesto de los Partidos Políticos para el 2017.

Por Fernando Damián/Yanira Franco/Milenio

La asignación de más de 4 mil 138 mdp a organismos políticos contrasta con la reducción a diversas entidades y programas del gobierno federal.

Ni las adversidades de la economía ni los recortes presupuestales pasan por los partidos políticos, cuyo financiamiento público para 2017 será de más de cuatro mil 138 millones de pesos, es decir, 107 millones más que este año.

Aunque los dirigentes y legisladores de las diversas fuerzas políticas cuestionaron las reducciones del gasto en materia de educación, salud, infraestructura y programas sociales, entre otros conceptos, ninguno ha hecho referencia a la exención de recortes para sus respectivos partidos.

De acuerdo con el proyecto de Presupuesto de Egresos para 2017, las “prerrogativas garantizadas y oportunas para los partidos políticos” se mantendrán no solo intocadas, sino incluso con un aumento de 2.66 por ciento en términos nominales para el año entrante.

En cifras redondas y conforme a la distribución del financiamiento público aprobado por el INE, al PRI le corresponderán el próximo año mil 43 millones de pesos, en contraste con los mil 21 millones de 2016; al PAN, 791 millones, contra 774 millones este año, y al PRD, 477 millones, en comparación con los 470 millones del actual ejercicio fiscal.

A su vez, Morena dispondrá en 2017 de 400 millones, lo que representa un ligero aumento con respecto a los 395 millones de pesos de este año, mientras el PVEM contará con 357 millones de pesos, también con un incremento sobre los 352 millones que ejerce actualmente.

Con 331 millones para Movimiento Ciudadano; 258 millones, para Nueva Alianza; 246 millones, para Encuentro Social, y 233 millones, para el PT, se completa la bolsa total de recursos autorizados a las nueve fuerzas políticas.

Con el presupuesto del INE para el próximo año se financiarán diversas actividades, entre las que destacan el inicio del proceso electoral 2017-2018

Los partidos destinan el financiamiento público a sus actividades ordinarias permanentes, así como a tareas de educación, capacitación, investigación socioeconómica y política, tareas editoriales, además de franquicias postales y telegráficas.

Por mandato de ley, los órganos directivos de las diversas fuerzas partidistas deben invertir anualmente en capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres al menos 3 por ciento del financiamiento público ordinario.

Dichas prerrogativas están integradas al presupuesto anual del INE, que, sin embargo, tendrá una reducción de 102 millones de pesos en su gasto total para 2017, al pasar de 15 mil 473 millones a 15 mil 371 millones de pesos en cifras cerradas.

Los recursos corresponden a la administración central del organismo electoral, así como a sus juntas ejecutivas en las 32 entidades federativas y 300 distritos.

Con el presupuesto del INE para el próximo año se financiarán diversas actividades, entre las que destacan el inicio del proceso electoral 2017-2018 en septiembre, octubre, noviembre y diciembre; cuatro elecciones locales que implican la instalación de 62 por ciento de las casillas usadas para los comicios presidenciales de 2016, así como las tareas para la estandarización de las condiciones de la competencia por los poderes públicos.

La asignación sin recortes a los partidos políticos nacionales contrasta con la reducción a diversas entidades y programas del gobierno federal, como consecuencia de un escenario económico adverso y la obligada austeridad en el gasto público.

Entre las dependencias que proporcionalmente tendrán un mayor impacto por los ajustes presupuestales destacan las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (-39.7 por ciento); Medio Ambiente (-37.6 por ciento); Economía (-37.5 por ciento); Turismo (-35 por ciento), y Cultura (-30.7 por ciento).

De igual forma se encuentran en esa lista las secretarías de Agricultura (-29.1 por ciento) y de Comunicaciones y Transportes (-28.5 por ciento); el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (-23.3 por ciento) y Petróleos Mexicanos (-20.7 por ciento, equivalente en este caso a 100 mil millones de pesos).

Las fracciones parlamentarias de la oposición anticiparon su intención de rectificar en la medida de lo posible los recortes en materia de educación, salud, desarrollo social e infraestructura, pero hasta el momento no han mencionado la posibilidad de ajustar las prerrogativas de los partidos políticos.

Incumple el Ejecutivo con “apretarse el cinturón”: PRD

El paquete económico del gobierno federal para 2017 no cumple con el compromiso de “apretarse el cinturón”, por lo que “el gasto en comunicación social y propaganda debe reducirse, pues la Presidencia de la República ha destinado más de 15 mil millones de pesos en esta área, solo por mencionar un ejemplo, señaló el secretario general, Alejandro Sánchez Camacho.

Calificó de vergonzosos los “supersalarios” en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como de altos funcionarios, los cuales, dijo, deben disminuir.

El dirigente perredista aseveró que se debe acabar con los “derroches y despilfarros” en los órganos autónomos y expresó que es de llamar la atención que el paquete muestra un recorte a diversas dependencias; sin embargo, hay un incremento al presupuesto del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, “que se ha convertido en un instrumento de represión al magisterio, en lugar de su función de evaluación”.

Por ello, Sánchez Camacho calificó de “sueño guajiro” que el crecimiento del Producto Interno Bruto sea de 2 a 3 por ciento para el próximo año, de acuerdo con las experiencias de proyecciones de crecimiento en los años recientes.

Fuente: SIPSE/MILENIO

El verdadero Reto de Carlos Joaquín.

Por SM – Columna Signos: estosdias@gmail.com

El fenómeno de opinión pública es un tanto paradójico. (Hablamos, sobre todo, de redes sociales, el mayor foro de opinión pública hoy día.) Parece que están siendo más amables los que debieran ser más críticos e intolerantes, y que quienes tendrían que ser más amigables son los más intransigentes e implacables.

Pero es que están ocurriendo cosas inéditas cuya lógica es, por lo mismo, diferente.

La política está perdiendo fueros. En los años de las últimas tres gestiones estatales de Gobierno el deterioro del quehacer político ha sido consistente y de aceleración constante. Y en los últimos dos, la degradación de los liderazgos gubernamentales (de hecho de todos los liderazgos, pero los de mayor rango son también los más depredadores, y peor lo son si los otros no sólo no tienen valor propio para impedírselos sino que en muchos casos son sus cómplices) ha tenido como consecuencia y explicación el mayor saqueo, el mayor endeudamiento y la mayor bancarrota de las arcas públicas del Estado en su historia, y la entidad ha naufragado también, por tanto, en la mayor inseguridad, en la mayor ingobernabilidad y en la más caótica de las crisis de inviabilidad de todos los tiempos. (Han sido, esos dos últimos periodos gubernamentales, por cierto, los años de la democracia naciente del país; los de la pluralidad representativa y la alternancia en el poder político. Y han sido los de la mayor violencia y el mayor derroche de recursos públicos en procesos electorales -tres veces más los ilícitos que los legales-, y los del mayor gasto mundial en la creación de la mayor cantidad de instituciones autónomas de Estado para la defensa de los derechos humanos y el combate a la corrupción en el mundo entero. Es decir: parece que en Quintana Roo, como en todo el país, los años de la democracia han sido los de los peores liderazgos políticos, los de la mayor corrupción y los de la mayor violencia e ingobernabilidad del México posrevolucionario.)

La política ha perdido fueros y el Estado y sus Municipios están en quiebra. En el periodo de los últimos tres mandatos estatales la política fue despreciada y puesta en el bote de la basura. Los gobernadores optaron por el turismo gubernamental y por el encierro en sus estrechas burbujas de poder, refractarios a los gobernados y a la opinión pública, ‘gobernando’ con sus tres o cuatro incondicionales más serviles, más cercanos a sus empresarios y prestanombres favoritos que a la gente, y haciendo del Gobierno su negocio y de su relación con los ciudadanos un mal necesario que dieron en atender, cuando no hubo más remedio, en los actos públicos -inauguraciones, giras y otras molestas actividades de acercamiento personal con “el pueblo”- y en las jornadas en las que tenían que hacerse ver, con una imagen popular, cuando lo exigían los protocolos proselitistas como anfitriones del presidente de la República o de algún otro personaje de alto valor mediático.

Introvertidos e impopulares, los últimos tres gobernadores del priismo renunciaron a la política porque creyeron que no la necesitaban o porque asumieron que la política eran ellos investidos de gobernantes. Joaquín Hendricks fue gobernador por una decisión extrema y de última hora de su antecesor Mario Villanueva. Pero como Villanueva, a unos días de concluir su mandato, se puso en fuga perseguido por los sabuesos de la Presidencia de la República que habían urdido a toda prisa un expediente por narcotráfico para cazarlo y ajustarle las cuentas por desobedecer una encomienda del supremo poder de la nación, su sucesor providencial se lavó las manos de todo compromiso con él. Luego vino la derrota presidencial del PRI y el advenimiento de la democracia, lo que permitió que a falta del control presidencialista absoluto de su partido y con el expoderoso exgobernador huyendo y con su imagen pública despedazada por el fuego mediático, político y judicial abierto a discreción en su contra, Hendricks pusiera como gobernador a Félix González con la idea de que era el perfil más idóneo y manipulable para cuidar sus intereses, por más que no fuera –de otro modo, por supuesto, no sería el más idóneo para esos menesteres- ni el más apto, ni el más popular, ni el más político, sino todo lo contrario. Y en el más absoluto libertinaje, González Canto, a su vez, optó por quien supuso seguiría siendo su asistente más manejable pero ahora en calidad de gobernador. Sólo que a Roberto Borge ya no le alcanzó la suerte para elegir a su entero albedrío al representante sucesorio de sus intereses. No midió la devastación causada por el personalismo tan arbitrario de sus predecesores, ni que ganar elecciones a golpes multimillonarios contra un erario en bancarrota no era la mejor receta para preservar la continuidad en el poder mediante gobernantes títeres. De modo que los tres gobernadores fueron producto de decisiones individualísimas y circunstanciales que nada tenían que ver con sus particulares competencias y habilidades, ni con compromisos institucionales o de grupo de poder -y mucho menos sociales, como es obvio; no eran líderes de nada ni de nadie, su influencia se circunscribía al ámbito de sus familias y sus amigos, y su fuerza estaría determinada nada más que por su capacidad de control del patrimonio público que tendrían en sus manos-. Los tres fueron bendecidos por la suerte excepcional de no tener que respetar ni las reglas tradicionales ni las ortodoxias del viejo partido del que apenas eran militantes intrascendentes y sin mérito alguno, porque su tiempo era el del hundimiento de la vieja era y el del nacimiento de una nueva, calificada como democrática, pero donde la emergencia de la pluralidad partidista no anunciaba sino una clientela política más amplia y los ‘nuevos’ liderazgos no pasaban de prometer un nuevo mundo -que al cabo no sería otras cosa que una nueva versión de la misma demagogia-, y donde el combate a la corrupción no era sino la formalidad de nuevas leyes (como todas las leyes que en el país han sido sin que el país deje de desgranarse en negocios prohibidos), con el agravante de la incorporación de numerosas y masivas burocracias, tan ciudadanizadas como costosas e inútiles, que jamás han servido para procesar –sin politiquerías y con el ejercicio verdadero de la Justicia- a uno solo de los miles y miles de legionarios de la mala vida pública que siguen saqueando, cada vez con mayor impunidad, el patrimonio nacional. Hendricks agradecería siempre que Mario Villanueva, como la única opción a la mano, lo pusiera y se fuera con su música a donde nadie la oyera. Con eso lo dejaba sin compromisos con nadie y en el matorral caótico de una democracia de nadie. No tenía un grupo político sino un club de amigos que ahora presidía como nuevo jefe político estatal nacido en el parto traumático de la más grave crisis política de la entidad. González Canto tampoco lo tenía e hizo llamar al propio ‘La nueva generación’. Beto Borge frivolizó hasta el colmo ese tipo de ‘grupo político’ y el club de amigos lo convirtió en un muy cerrado círculo de ‘brothers’ –sus fans- al que sólo se accedía mediante el PIN de los distintivos Blackberrys de moda, en un principio, antes de las claves secretas en la mensajería de los smartphones.

González Canto y Borge Angulo no sólo renunciaron a la política y a la gestión del poder con liderazgo popular, sino que además de gobernar dentro de una burbuja, apenas con tres o cuatro mandaderos –coordinados por un mayordomo plenipotenciario, guardián de todos los secretos y filtro de todos los favores- y disponiendo de furgones de dinero para comprar relaciones, elecciones y complicidades -hasta el agotamiento presupuestario-, lo hicieron de manera tan impersonal como mediante el uso inmoderado y adictivo del teléfono celular y la mensajería digital.

La renuncia a la política es una renuncia a la legitimidad o un reconocimiento de la ilegitimidad. Y en Quintana Roo ese fenómeno ha sido tanto más notorio cuanto más ha sido la dimensión política del liderazgo estatal más político en la historia política del Estado, la de Mario Villanueva (cuyo error más grande de todos no podía sino ser político, como militar fue el equívoco fundamental de Napoleón, el mayor comandante sobre las armas de su tiempo. El Waterloo de Villanueva fue abusar del poder político; desafiar en su momento lo que el peor de los políticos hubiese podido saber a ciencia cierta que no podía desafiarse con éxito: el poder presidencial, que, en aquel tiempo y fuera quien fuera el presidente, seguía siendo absoluto e invencible.)

Pero el caso es el fenómeno paradójico de opinión pública referido en el principio y explicable en la defunción cabal de la política practicada en el régimen postrero del tricolor en el Estado.

El ‘borgismo’ no sólo no tiene quien lo defienda, sino que algunos de los que fueran más ‘borgistas’ no sólo se suman -poco a poco: de manera subrepticia y de tanteo, en la primera avanzada, y en franco posicionamiento al cabo- a las voces que más lo condenan; ahora mismo y ante las acusaciones que algunas de estas voces le hacen a Carlos Joaquín por las promesas que dicen no les ha cumplido (o que no le ha cumplido “al pueblo”, pues, como dicen), hablan ellos mejor del mandatario actual de lo que lo hacen esos antiborgistas militantes que hoy día critican más a Joaquín que a Borge Angulo, y entre los cuales ya hay quienes aseguran que ‘aquél’ salió peor que ‘éste’.

Claro, la cuestión puede no ser lo que unos y otros digan que se robó Borge o que no, o que sí o que no ha cumplido Joaquín. Para unos y otros la cosa puede juzgarse a través del cristal del arribismo, del oportunismo o del revanchismo desde el que se mira y a través del cual quien menos mira puede ser el interés público y “el pueblo” que unos y otros invocan. Y acaso tampoco sea importante, en esta perspectiva, el dinero público que se manosea en el poder, si lo peor para los vividores del poder es quedarse por completo sin poder y que el dinero robado no sirva para comprar ni un poco de él.

La cosa aquí es cómo unos acusados de todo por el antiborgismo recalcitrante intentan ahora defender y hacerse al joaquinismo, mientras ese antiborgismo se va tornando antijoaquinismo, Borge se va quedando sin borgistas y Joaquín va sumándolos -sin querer queriendo-.

La justicia, la moral y la coyuntura no son el caso aquí, sino la política.

González Canto sigue teniendo seguidores, simpatizantes y cómplices pese a las acusaciones en su contra por los desastres del ‘borgismo’. Hendricks también los tiene, pese a las acusaciones en su contra de ser el origen del mal. Y Villanueva no se diga: tiene más simpatías y popularidad que ningún otro político estatal, pese a estar en la cárcel, y ha librado mucho más que González Canto la culpabilidad de ser el verdadero artífice del disparate del ‘borgismo’ por haber hecho gobernador a Hendricks a sabiendas de que era tan improvisado, tan impopular y tan pésimo político como la misma Addy Joaquín Coldwell, la media hermana del gobernador Joaquín, a la que contra la voluntad presidencial se negó a hacer gobernadora y por lo cual -más allá de los delitos que se le imputaron y de los que otros personajes de la política, de esos crímenes y de otros peores, son verdaderos culpables y siguen, sin embargo, libres como el viento- fue perseguido y sigue preso en los Estados Unidos.

Roberto Borge no tiene quien le escriba. No por lo que se robó o no se robó, que en la política no hay inocentes sino acaso leves diferencias en las mínimas reservas probables de honestidad y compromiso. No tiene lealtades ni complicidades de ninguna especie -ni siquiera las que se profesan entre bandidos de una misma mafia hacia sus cabecillas- por su absoluta incapacidad política, el peor defecto natural que se puede tener, desde luego, cuando se asume el poder político, y sobre todo cuando se padece de excesiva petulancia y sobrada iniciativa, de total falta de sensibilidad y responsabilidad, y de la mayor dosis de irracionalidad y de inconsciencia sobre tan categóricos inconvenientes de la personalidad; cuando se padece de un vacío insondable de autocrítica y un vasto complejo de inferioridad (más notable cuanto más se precisa el espejo de la suficiencia).

De ahí que el mayor reto de Carlos Joaquín no sean las críticas ni las adhesiones particulares interesadas ni los compromisos militantes que se le reclaman. Su mayor reto es el de rescatar el quehacer político del bote del olvido a donde fue inmisericordemente lanzado. Si no hay dinero en caja –hacía saber Mario Villanueva en los tiempos raquíticos del ‘error de diciembre’- haz giras donde la presencia entre la gente dice mucho y donde las demandas directas de la comunidad pueden siempre satisfacerse con poco y siempre, por tanto, se puede quedar bien. Y nunca, enseñaba, y menos cuando peor están las cosas, le transmitas a la gente un sentimiento de pesar y de derrota. El pesimismo es el peor enemigo del poder. Siempre hay cosas que se pueden prometer y cumplir. Si otros dicen que la situación va mal y se pondrá peor –señalaba refiriéndose a Zedillo-, nosotros diremos que acá siempre estaremos mejor y que se tenga confianza porque hay un liderazgo fuerte. Y un día de ésos trajo al propio Zedillo y lo reunió con los principales empresarios del Estado para que conociera sus proyectos de inversión contra la oleada de la nueva crisis. También articuló de inmediato un programa emergente contra la mala hora (Plan Estatal de Desarrollo Sustentable, lo llamó, y sería el eje del nuevo discurso de su mandato) y anunció, durante su presentación en el Congreso y con el ánimo más entusiasta y elocuente y en los términos más coloquiales y comprensibles –“para el paisanaje”-, un incremento inmediato del quince por ciento al salario de los trabajadores del Gobierno, cuando en el nivel federal y en el resto del país doblaban las campanas a duelo anunciando recortes y despidos para contener la marea del déficit y la insolvencia. Quintana Roo tenía proyectos y recursos naturales y culturales de sobra para poner en movimiento. Y entonces fue a negociar a Washington un aporte financiero para el Mundo Maya con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, y luego lo hizo venir a Chetumal y le presentó de manera pormenorizada el mapa turístico de la inversión pretendida, con todo el despliegue mediático que la ocasión ameritaba.

Por eso el mayor reto de Carlos Joaquín es el de hacer política. La política no es para gestionar la buenaventura, sino la adversidad, y sirve en muchos casos –si se quiere hacer el bien- para hacer de la adversidad un principio motor de la prosperidad.

No creemos aquí que haya habido otro gobernador en el país que operara mejor en medio de la crisis del ‘error de diciembre’ que Mario Villanueva. Y nunca un liderazgo capitalizó de mejor modo un mal momento en Quintana Roo que él. Ya decía García Márquez que decía un senador estadounidense de Fidel Castro: “Las cosas deben andar muy mal en Cuba que el comandante amaneció rozagante”.

Hacer política, en medio de la peor encrucijada económica de la entidad, es lo que corresponde y debe hacer el gobernador. Es lo que toca. Su personalidad no es retórica ni populachera. Pero tampoco heredó el poder por acomodaticio y utilitario. Demostró que sosegado y todo fue capaz de arrebatar el poder sucesorio, como a su modo lo hizo Villanueva en su momento. Pero a diferencia de éste y sin pasarse de la raya, tiene que hacerse oír, por encima y más allá de sus críticos y de sus nuevos fans; es decir: de sus críticos y de sus nuevos fans más coludos -unos y otros- que rabones. Él tiene la legitimidad de las urnas que no tuvo Villanueva. Ahora debe moverse como pez en el agua en medio de los problemas más grandes que nunca en su vida han padecido México y Quintana Roo.

Fuente: Estos días

 

 

Asimetrías: Opinión del Prof. Florentino Balam Xiu, DIGNIFICAR LA POLÍTICA.

Por Florentino Balam Xiu. www.zonabeat.tv

 Dignificar la Política ¡¡¡

Muy buenos días amable auditorio: 

Sueño? Utopía ? Deseo?  … No  … es una necesidad urgente!  

Qué si es posible ?

Creo que sí, da la impresión que el ejercicio de la activad política se ha pervertido, que la percepción ciudadana es totalmente negativa cuando se habla de política, razones, muchas , argumentan… Que si la Casa Blanca de la Paloma, que si la descomunal riqueza de Romero Deschamps, de los exgobernadores, sean del partido que fuere, que si han empobrecido al país con tantas deudas y latrocinios, en fin son tantos y tantos ejemplos que te ponen… Que nomás les hablas a los ciudadanos de tal o cual político  y se desatan con una serie de improperios, calificativos nada agradables, de rateros y bandidos no los bajan….

Y si bien hay casos que confirman los señalamientos ciudadanos… También debe ser cierto el hecho de que quienes se dedican a esta actividad, hagan su mejor esfuerzo por dignificarla, por rescatar la imagen que genere confianza, que arrastre simpatías y haga creer que es posible, que sí pueden ser honestos, derechos,  líderes !!!…

En fin hombres o mujeres capaces de demostrar que por esta vía podemos avanzar como sociedad hacia mejores condiciones de convivencia.

Y no se trata de encontrar que fue primero… Si el huevo o la gallina !!!

Es decir nosotros como sociedad podremos cambiarlo…. Pero sin duda hace falta el líder, el estadista…. Nosotros empujar con nuestras propuestas, críticas, señalamientos haremos que quienes aspiran a nuestra confianza sean o no derechos o los mismos patanes que tanto criticamos…

Con nuestro silencio, nuestras zalamerías, y temores solo los inflamos…. Los hacemos perder el piso… Los pervertimos… Pero OJO, he ahí justamente el valor, la capacidad, la estatura y el tamaño del funcionario o representante popular o partidista!!!

Sin duda tenemos una extraordinaria oportunidad los quintanarroenses para observar, medir y valorar…

A toda esta nueva hornada de funcionarios… Por ello cobra vigencia el gesto del Presidente Adolfo Ruíz Cortines, quien al primer cumpleaños de su esposa, le regalaron un auto último modelo, lo más desarrollado en tecnología Cadillac, y el presidente comentó : Hace muchos años que mi esposa cumpleaños y nunca se acordaron de ella hasta ahora que soy Presidente.

Pueden llevárselo porque no puedo prometer nada a cambio de este regalo!!!

Fue austero el veracruzano en su sexenio y en su vida posterior, aun después de que Miguel Alemán Valdez INSTITUCINALIZO el robo en el gobierno…

Ojo , mucho ojo… Ya se ven por ahí, actos de adulación, algunos se dejan querer…

En fin Repensemos!!!

Ver Video:

LA ALTERNANCIA POLÍTICA EN QUINTANA ROO Y NUEVOS DESAFÍOS.

Por Redacción de Maestros en Movimiento.

Después del proceso electoral del 5 de junio de 2016, donde el electorado quintanarroense se desbordó hacia las urnas electorales con una participación de más del 53 %, casi comparada con la votación del 2005 que fue del 55 %.

Quintana Roo llegaba al proceso electoral 2016, bajo dos escenarios políticos, importantes por la lucha por el poder, unos para conservar conservarlo y que hasta ese momento representaba Roberto Borge Angulo como gobernador constitucional del Estado, pero muy cuestionado por grandes desvíos de recursos económicos del erario estatal y federal, y sobre todo con una actitud prepotente, carente de sensibilidad política e intolerante, muy lejano a la gente, y por otro lado, un grupo político en la lucha por acceder a él, que representaba el candidato Carlos Joaquín González, un hombre que supo nuclear la inconformidad, el desprecio y la desigualdad en una Nueva Esperanza, esperanza que unió a la población de norte a sur hacia el tránsito de un proyecto nuevo para Quintana Roo, tarea nada fácil pero que la sociedad quintanarroense logró darle el triunfo electoral, ganando con ello la gubernatura del estado para el periodo 2016-2022.

Periodo de Transición.

Una vez conocidos los resultados electorales ambos grupos, perdedores y ganadores, se dieron a la tarea a preparar la Transición, los perdedores a blindar su salida, a lo que les llevó a cometer grandes errores jurídicos, pues al emitir en contubernio con la XIV Legislatura del Congreso del Estado, con mayoría priista y uno que otro mercenario de otros partidos políticos, leyes y ordenamientos de protección a Roberto Borge y demás funcionarios de su gabinete, además de maquillar las cifras del erario estatal a fin de justificar la deuda de más de 2 mil millones de pesos que dejaría a la nueva administración estatal.

En tanto, los ganadores, en el periodo de transición se prepararon para la entrega-recepción del estado de cuentas en que se encontraba y recibiría a Quintana Roo, se notó la poca disponibilidad del gobierno saliente para realizar un proceso terso y responsable, en los 90 días previos Carlos Joaquín no se desgastó en los obstáculos que recibió, al contrario supo manejar los tiempos y construir la entrada de un gobierno fuerte y con el gran apoyo ciudadano de ahí que retomaba la máxima que dice: “En política, si no sabes negociar, no serás un gran político para asumir el poder”, fuimos testigos de ello con la Instalación de la XV Legislatura del Congreso del Estado y el nombramiento de la Gran Comisión quien controla política y económicamente el congreso, a través de las 5 comisiones principales de mayor dinamismo y responsabilidad política y social. Así es como Carlos Joaquín, logra  obtener una mayoría simple de 13 a 12 votos, suficientes para sentar las bases del manejo del poder legislativo para los próximos 3 años, producto de una gran alianza que la sociedad quintanarroense festejó en aras de la gobernabilidad, ya que es y sigue siendo un reclamo de aplicar la justicia y cárcel para quienes saquearon al estado, luego entonces de esa manera la XV Legislatura podría revertir las reformas de blindaje que había aprobado la XIV legislatura del Congreso del Estado.

Panorama y desafíos.

Ahora bien, ya ungido Carlos Joaquín como Gobernador Constitucional, y ante este panorama político, momento de alianzas entre diversos actores políticos, vienen entonces, grandes desafíos que la población necesita ver para que efectivamente vislumbren el cambio surgido de una nueva esperanza para Quintana Roo. El mismo, Carlos Joaquín reconoció que los retos son:

  • Una pronta recuperación económica por las deudas del gobierno anterior.
  • Estabilidad y equilibrio político en Quintana Roo.
  • Fortalecimiento y competitividad turística en el estado.
  • Acabar con el rezago en el sur y centro del estado.
  • Fortalecer salarios y seguridad para los trabajadores.

Todo ello, será con la absoluta transparencia y la rendición de cuentas, sin excesos de poder y autoritarismo, siempre luchando contra la corrupción y la impunidad, fortaleciendo la soberanía de los poderes y autonomía de los municipios, en resumen de cuentas, son tiempos de restablecer el equilibrio del poder al servicio de los ciudadanos.

Finalmente, lo más importante es que todos los actores políticos, toda la sociedad están convocados para enfrentar los nuevos retos que necesita Quintana Roo, en donde nadie se sienta relegado, porque el compromiso de Carlos Joaquín es de ser un gobierno honesto, igualitario, justo, incluyente y transparente en lo absoluto.

Al tiempo.

Sociedades Secretas: los Dueños del Poder en México. Los grupos que mueven los HILOS del país.

Por angie_magaña

En México existen varias sociedades secretas que han protagonizado episodios trascendentes en la historia del país, desde enfrentamientos ideológicos hasta asesinatos. Gracias a las investigaciones de periodistas como Álvaro Delgado y Antonio Velasco Piña, se sabe de la existencia de ciertas sectas o agrupaciones que manejan la vida política del país.

Es un tema bastante delicado pues este tipo de sociedades operan desde la oscuridad donde pueden actuar más fácilmente sin ser detectados ni llamar la atención. Por lo que encontrar información relacionada se vuelve difícil.

Es indudable que el fin que persiguen estas sociedades es el establecimiento de su ideología, y saben que en estos tiempos donde la vía de la violencia no es la correcta, tienen que recurrir a métodos más inteligentes como es el acceso al poder público para hacerlo desde el interior, en la esfera que se toman las decisiones.

Al final, todo grupo, secta o partido tiene como fin el mejoramiento del país, aunque las formas no sean precisamente las adecuadas. Aunque si son secretas, es porque algo esconden y eso es lo que las convierten en peligrosas. En este recuento vamos a repasar las logias o sociedades secretas que se encuentran enquistadas en nuestro país y que han logrado influir en la vida pública al acceder a puestos claves en la toma de decisiones. Si bien no son todas, pero son de las que existe mayor información al respecto.

1. El Círculo Negro

Crédito: Punto de Lectura

Esta organización es principalmente vinculada al PRI y su periodo de mayor fuerza se dio en la segunda mitad del siglo XX. Su finalidad era preservar la visión de estado de Plutarco Elías Calles para la conformación del sistema presidencial. Se rigen por la Real Constitución Política de México. Cada presidente pasaba la “constitución” al siguiente, hasta que Zedillo se hizo el que nada había recibido y que desconocía de que se le hablaba. Se dice que eran sólo 5 los integrantes, todos ellos desconocidos, el único miembro que confesó todo lo que sabía acerca de este grupo antes de morir, es Alfonso Corona del Rosal. Todo candidato del PRI a la presidencia debía tener el visto bueno de esta secta. Su principal característica era el autoritarismo, que fue bien practicado por los presidentes designados por el círculo negro. Las decisiones de los presidentes electos no eran tomadas por ellos, sino por esta secta. Un arriesgado apunte de las entrevistas afirma que de los cinco miembros del círculo negro sólo Don Fidel Velázquez era conocido por los presidentes y, por lo tanto, el que daba la cara.

2. El Yunque

Crédito: El Universal / Plaza James

Esta sociedad de ultraderecha tiene ideales principalmente religiosos. Actúa detrás del Partido Acción Nacional, pretendiendo infiltrar a sus miembros en los puestos más altos de la política mexicana para imponer su ideología. De esta forma, busca que el gobierno mexicano siga los mandatos de la iglesia católica. En su ideología ultraconservadora están en contra del aborto, de adopciones de menores por parejas homosexuales y a favor de la familia tradicional. Su mayor auge en la política mexicana se dio en el 2006 cuando tuvo 3 gobernadores que pertenecen a este grupo, Juan Manuel Oliva en Guanajuato, Emilio González Márquez en Jalisco y Marco Adame Castillo en Morelos.

3. Los Tecos

Crédito: Taringa

Es un grupo de ultraderecha que opera desde la Universidad Autónoma de Guadalajara. Los Tecos han creado varios frentes de grupos anti-comunistas, que incluyen a la Federación Mexicana Anti-Comunista (FEMACO) y a la Inter-American Confederation of Continental Defense (IACCD, Confederación Inter-Americana de Defensa Continental). Los Tecos son fundados por Carlos Cuesta Gallardo en 1933, cuando se estaba dando el debate de la educación socialista, con alumnos y exalumnos de jesuitas del Instituto de Ciencias de la Universidad de Guadalajara Eran admiradores en grado extremo de Adolfo Hitler y del Nazismo, a grado tal de que uno de ellos se trasladó hasta la Alemania Nazi para recibir entrenamiento directo que después se trajo a México. Este individuo, de nombre Carlos Cuesta Gallardo, fue el contacto directo y principal del Tercer Reich para la eventual expansión de la causa Nazi hacia América Latina. Desde que nació, esta Universidad Autónoma de Guadalajara fue controlada por estos simpatizantes de la Alemania Nazi organizados dentro de la sociedad ultrasecreta conocida como Los Tecos, la cual tenía como objetivo ir graduando profesionistas actuando como agentes a su servicio para empezar a infiltrar todos los estratos de la sociedad mexicana, con la finalidad de preparar el terreno para una América Latina regida por el Nacionalsocialismo. El proyecto fracasó con la derrota de Alemania en la segunda guerra mundial. Pero eso no ha ocasionado que los tecos dejen de existir. Siguen controlando la Universidad Autónoma de Guadalajara, por medio de la cual, reclutan a muchos de sus estudiantes para que algún día lleguen al poder de México para instalar las tendencias Nazi.
Fuente: Tuul.Tv

El PRI se le rebela a Peña.

Por Raymundo Riva Palacio (Estrictamente Personal).

Días antes de rendir su Cuarto Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto invitó a comer a los diputados del PRI y del Partido Verde a Los Pinos, en vísperas del inicio del periodo de sesiones, y aseguró que en 2018 entregaría la banda presidencial a un priista. Hubo sonrisas y aplausos, pero poca convicción. La figura del presidente se está pudriendo en el PRI desde hace tiempo y los brotes de rebelión cada vez son más extendidos. La palabra de Peña Nieto ha perdido credibilidad entre los priistas porque lo que les ha dicho ha resultado contrario a los hechos. Desconocen al Peña Nieto que conocieron en Toluca, cuando su palabra se transformaba en realidades.

Cada vez hay más priistas que ignoran su autoridad porque cada vez hay más priistas que comprueban que lo que ordena, no se cumple, o lo que compromete, no sale. Dos botones de muestra. Cuando renunció el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, asintió que el gobierno tenía que estar más cerca del partido, pero impuso a Enrique Ochoa, un técnico ajeno al PRI, como su sustituto. Una semana le dijo a Virgilio Andrade que permaneciera en la Secretaría de la Función Pública hasta que nombrara a su sucesor, y días después el jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, le dijo que como había acordado con Peña Nieto, esperaba su renuncia al día siguiente. Para un político, la palabra es lo que más vale; quien no la tiene, no vale nada.

No fue siempre así. Temprano en su gobierno, Peña Nieto se reunió con el Comité Ejecutivo Nacional del PRI en Los Pinos, y les dijo que tendría una “sana cercanía” con su partido. Los priistas salieron contentos porque con eso se cerraba el ciclo desde que el presidente Ernesto Zedillo propuso, el 6 de febrero de 1995, que tendría una “sana distancia” –una frase acuñada por su secretario particular, Liébano Sáenz– con el partido que lo llevó al poder. Zedillo aseguró que no era su objetivo destruirlo, pero que no tendrían más privilegios y prerrogativas. Peña Nieto, con un discurso opuesto, lo ha venido destruyendo. Lo más dramático es que muy probablemente no se dé cuenta del daño que le causó al partido, a su gobierno y a él mismo al haber delegado el poder a su equipo compacto y permitirle que alejara a interlocutores ajenos a ellos.

El mejor ejemplo de la dislexia política del presidente se dio en una reunión de gabinete legal y ampliado después de las elecciones de gobernadores el 5 de junio, donde el PRI –si se suman los resultados de las elecciones federales en 2015– dejó de gobernar a 54 millones de mexicanos. Molesto por los resultados, gritó: “¿Qué no saben que soy priista?”. Sugirió que no habían hecho lo suficiente para mantener a las clientelas del PRI y se habían alejado de la ciudadanía. Para los priistas que fueron informados con detalle de esa reunión, fue una paradoja. Tras las elecciones de 2015, Peña Nieto nunca los recibió para escuchar su diagnóstico de los resultados y mantuvo, contra su opinión, que era un referéndum a sus reformas.

En 2016, las zonas petroleras votaron contra el PRI –el rechazo a la reforma energética–; en el sur los maestros apoyaron a Morena –el repudio a la reforma educativa–; en el norte respaldaron al PAN –por ir contra la reforma fiscal–; y una ventaja de casi 20 puntos en Aguascalientes se convirtió en apretada derrota para el PRI en la gubernatura por la iniciativa presidencial sobre matrimonios igualitarios que presentó en vísperas de la elección sin alertar a sus líderes que venía en camino. Tampoco los alertaron que a días de la elección aumentarían los energéticos. El castigo no fue sólo a los electores. Los gobernadores del PRI se quejaron sistemáticamente en la primera parte del gobierno de la opresión presupuestal y del maltrato recibido por el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Los gobernadores del PRI se quejaban de que Peña Nieto había privilegiado al gobernador de Puebla, el panista Rafael Moreno Valle, al perredista Arturo Núñez en Tabasco, y al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, por encima de ellos, y que habían tenido mejor relación con los presidentes panistas que con Peña Nieto. La tensión hizo que en dos comidas del presidente con gobernadores, que terminaron en borrachera, uno de ellos forcejeara y quisiera golpear a Aurelio Nuño, primer jefe de Oficina presidencial y hoy secretario de Educación, por la forma como, quien no tenía representación alguna, quería someterlos.

Gobernadores y diputados priistas han dejado de acudir a citas con secretarios de Estado y a eventos con el presidente, como resultado del alejamiento con Peña Nieto. El día que llegó Donald Trump a México, la coordinación de diputados del PRI en San Lázaro circuló un documento con la posición del gobierno para que la repitieran. Sólo unos cuántos salieron a dar la cara por el presidente. Dentro del PRI, Peña Nieto perdió consenso y el repudio contra él se incrementa. No ven que pueda conducir con éxito una contienda presidencial y que, en cambio, los puede hundir al tercer lugar. Perdió credibilidad, respeto y confianza entre los priistas. Peña Nieto aún no lo ve, pero en cada elección lo siente. La diferencia es que ahora la rebelión naciente prefiere amputarse al presidente que perder con él.

Twitter: @rivapa

Fuente: El Financiero.