EL MEOLLO DE LA INQUIETUD.

Por Blanca Esther Buenfil Vanegas.

Hablando coloquialmente diría “no lo vimos venir”,  que pasa que la mayoría estamos inconformes, inquietos, algo no nos “cuadra” de lo que pasa con el gobierno, pienso tanto en ello trato de ser objetiva, de analizar cómo se dio todo esto de lo que se pensó sería un “cambio”, y llego a la conclusión de que logramos lo que deseábamos, que Beto Borge y su grupo en el poder se fuera. Pero en este fuerte deseo nos mareamos y se nos olvidó a algunos que CJ era sinónimo de PRD-PAN, y que aunque miles fuimos a votar por su figura, por él, por el recuerdo su hermano Pedro Joaquín  que nos gobernó debidamente y ahora estos dos partidos que por cierto están tan divididos en sus estructuras como el mismo PRI estatal, le exigen al gobernador Carlos Manuel Joaquin les de lugares en el gabinete y es ahí donde comienza a afectarnos severamente.
No es mentira, muchos trabajadores de gobierno estatal y municipales están saliendo afectados porque entran nuevos directivos y los arrinconan y por dignidad se renuncia, pero muchos aguantan y los veo sumidos en rincones, en lugares que no les corresponde estar porque esforzaron por ser profesionistas, terminar una carrera académica y no, no son hijos de ex funcionarios, o empresarios arrimados a la política, ni siquiera militantes de un partido,  son solamente burócratas que atreves de ocho, cinco, doce años alcanzaron tener el cargo o nivel que ostentaban.
Para que traer poblanos ( lo que sí es real), si la bolsa de trabajo o empleo está repleta de expedientes de personas nativas de esta municipio de OBP que requieren de trabajo y son personas que ostentan ya una licenciatura o maestría incluso y que de política no saben nada, porque no escoger entre los mismos trabajadores de gobierno que enseguida se sabe si son de alguna tendencia política o no y los hay en demasía que jamás han participado en un partido o acto político entraron a la burocracia porque es el único lugar en donde se paga bien y por suerte de que les dieron la oportunidad.
Y es que tanto el PRD como el PAN juegan y saben hacerlo, juegan a hacer “jugadas políticas” ya vimos como presionaron al ahora ex fiscal para que renuncie, y entonces ya vemos como comienzan entrar sus militantes o poblanos, hasta a la periodista Luvia Rejón Directora de Comunicación Social dela fiscalía ayer mismo fue sustituida por un poblano que no sabe nada de cómo se manejan los medios en la entidad y que viste de traje porque al llegar- ayer mismo-,  no sabía que calor se tiene en Chetumal.
Así es, hasta el gremio periodístico es un caos, los perredistas y panistas se les da la opción de meter a sus allegados periodistas, no es la vocera del estado quien designa, eso creo lo decide el mandatario y los líderes de estos dos partidos.
Y no es que no este de acuerdo que se les debe cambiar a los Directores o directoras de comunicación social en las dependencias porque son “gente de Félix y de Borge, eso que ni que, pero que se emplee a personas que atreves del servicio estatal de empleo buscan una oportunidad, y tienen la licenciatura de comunicación no que se traiga a poblanos o a periodistas de Cancún traídos de otros estados por Félix, Hendricks o Borge.  En lo personal ese es cambio que está habiendo que no me gusta nada.
Como ciudadanos podemos recabar firmas, miles, y llevarlas al congreso para que nuestros diputados nos apoyen en nuestras peticiones, debemos hacerlos, más ahora que esta legislatura es un ring de peleas entre diputados de los diferentes partidos y hasta de los que se declararon independientes, saquémosle provecho a esta inusual situación que se da en esta legislatura.
Por mi parte yo pido a los empresarios locales, adquieran publicidad conmigo yo misma les diseño sus anuncios, porque en esta administración de Borge pude sobrevivir gracias a la publicidad que muchas amigas y amigos empresarios me adquirieron y que eso me ayuda a no depender de gobierno.
¿Ustedes que piensan de este asunto?
Fuente: Facebook/Blanca Esther Buenfil Vanegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *