Toman alcaldías de Michoacán para exigir que liberen a normalistas

La CNTE informó a Efe que el 80 % de las alcaldías fueron paralizadas como parte de la jornada de lucha para exigir la liberación de los estudiantes.

Maestros de educación básica tomaron hoy el 80 % de las 113 alcaldías  de Michoacán para demandar la liberación de 30 estudiantes acusados de delitos federales.

Los maestros forman parte de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ala disidente del magisterio michoacano, la cual también mantiene un campamento indefinido en el Centro Histórico de Morelia, capital del estado.

La CNTE informó a Efe que el 80 % de las alcaldías fueron paralizadas como parte de la jornada de lucha para exigir la liberación de los estudiantes.

La Policía Estatal detuvo el 7 de diciembre pasado a 22 mujeres y 30 varones en poder de tres autobuses de pasajeros que previamente tomaron por la fuerza y en los cuales transportaban explosivos de fabricación “casera”.

El operativo policial se realizó sobre la autopista Siglo XXI, que une Morelia con la costa del Pacífico, donde los estudiantes de la Escuela Normal del municipio de Arteaga, realizaban un bloqueo para exigir al Gobierno de Michoacán que los contratara como profesores al egresar del plantel.

El gobernador Silvano Aureoles advirtió que la Administración del presidente Enrique Peña Nieto autorizó para Michoacán 2.200 plazas para los egresados de las escuelas normales (para maestros), condicionadas a un proceso de evaluación contemplado en la reforma educativa instrumentada por el Gobierno federal, a la cual se oponen los normalistas.

Los 30 varones fueron internados en el penal federal de la ciudad de Hermosillo, Sonora, mientras las 22 mujeres fueron recluidas en una cárcel de máxima seguridad del estado de Morelos, donde quedaron a disposición de diversos jueces federales.

El Poder Judicial de la Federación informó que el pasado sábado el Juez Séptimo de Distrito dictó auto de formal prisión contra los 30 varones al existir pruebas suficientes que hacen presumir su responsabilidad en el delito de violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

También reveló este martes que el Juez Tercero de Distrito otorgó un auto de libertad, bajo las reservas de ley, a las 22 mujeres al establecer que no existen elementos para acreditar la responsabilidad de las estudiantes en la fabricación de los explosivos.

En Michoacán existen 8 escuelas normales, las cuales también han sido paralizadas por los estudiantes que en el último mes han retenido por la fuerza 52 autobuses de pasajeros, camiones de carga y diversos vehículos, para exigir su contratación como docentes.

FUENTE : MVS

CNTE: En Chiapas seguirá la lucha contra Reforma educativa aunque ‘haya costo de sangre’

Tras los enfrentamientos de esta semana entre policías federales e integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que se oponen a la evaluación continua, José Luis Escobar, líder de la sección 7 de la CNTE, señaló que seguirán luchando para que la reforma educativa no entre a Chiapas en febrero del próximo año.

“Han anunciado la evaluación a febrero y en febrero estaremos nuevamente ahí dando la lucha campal y si hay un costo de sangre que lo haya pero aquí en Chiapas la reforma educativa no ha pasado”, mencionó en entrevista con Luis Cárdenas.

No obstante, Luis Escobar indicó que los maestros no tienen miedo a ser evaluados; sin embargo, señaló que no se puede evaluar bajo las mismas preguntas estandarizadas.

“Nosotros no tenemos miedo porque la evaluación es pate inherente, constante, ineludible en el proceso de enseñar y aprender, lo que plantean estos señores no es evaluación es una medición equivocadamente concebida como evaluación.

“No se puede evaluar con las mismas preguntas estandarizadas a un niño que vive en las Lomas de Chapultepec que a un niño que vive en los altos de Chiapas que ni siquiera habla el idioma español. En contra de esa evaluación estamos”, agregó.

Sobre los hechos en días pasado dijo que se encontraron con un ejército armado hasta los dientes y que usaron piedras, resorteras, garrotes y bombas molotov, “con eso nos enfrentamos dos horas”.  Afirmó que el camión que arrolló a su compañero, transportaba federales.